El Rey te espera

Había una vez un rey que tenía un gran castillo en medio de la ciudad de Runipelops. Al pie de las almenas del castillo estaba la escuela del reino a la que iban todos los niños del reino. Al acabar la escuela todos los nenes iban al interior del castillo a disfrutar de sus instalaciones….
Leer anécdota

Una birra, por capricho

Ante la puerta de una agencia de transportes de Hamburgo (Alemania), dos hombres acababan de cargar un camión, cuya mercancía deberían llevar aquella misma tarde a un almacén de Harburg. La población enclavada al otro lado del río Elba. Konrad Wolnik conducía el camión. De anchas espaldas, alto y robusto, con un genio endiablado y…
Leer anécdota

Consejos para pensar y hacer pensar

Consejos de don Iñaki Ideas para pensar y hacer pensar – Nadie es más bueno que Dios. – Obrar bien da más felicidad que obrar mal. – ¿Ese pensamiento te hace daño?: quítalo. – ¿Es un enfado muy grande?: es una tentación. – Una palabra mágica: “esfuérzate”. – Un joven se va al seminario. En…
Leer anécdota

Como echar a perder un hijo

1.- Comience por dar a su hijo durante la infancia todo lo que el quiera; así crecerá con la falsa idea de que todo mundo tiene que servirle 2.- Cuando aprenda malas palabras, celebre “el chiste”; así creerá que es “muy gracioso” y lo estimulara a aprender otras groserías que le sacaran a usted de…
Leer anécdota

El obrero que no puso diligencia

Había una vez un hombre que era un obrero muy eficiente. Había trabajado por muchos años para una gran compañía; y un dia alcanzó la edad suficiente para retirarse. El constructor, u patrón le pidió que hiciera una última cosa, éste sería ya su último encargo. El obrero aceptó el trabajo, pero no lo hizo con todo…
Leer anécdota

Dinero, dinero, dinero

La escena de un niño tirado en la calle. Fermín Rodríguez, SJ Para hacer comercio, parece que el Gobierno de la China comunista da facilidades y libertad. Para la religión, es otra cosa Alrededor de la estación de Kunming vi muchos niños que llevaban carteles, en los que pedían dinero para poder pagar la inscripción…
Leer anécdota