Ciudad del Vaticano, 5 enero 2015 (VIS).-Publicamos a continuación una nota informativa del director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Padre Federico Lombardi, S.I., sobre la creación de nuevos cardenales del próximo 14 de febrero:
»Con respecto al número de 120 electores, habían quedado 12 puestos »libres» en el Colegio Cardenalicio, en la actualidad o en los próximos meses. El Papa ha superado ligeramente este número, pero se ha mantenido muy cerca del mismo, de modo que queda sustancialmente respetado.

El criterio más obvio es el de la universalidad. Entre los nuevos electores están representados 14 países diferentes, de los cuales 6 actualmente no tenían un cardenal y algunos no lo habían tenido nunca. Si se cuentan los eméritos, los países representados son 18.

Entre los electores, hay cinco para Europa, tres para Asia, tres para América Latina (incluyendo México), dos para África y dos para Oceanía.

No hay nuevos cardenales para Norte América (E.E.U.U. y Canadá), ya que cuentan con un gran número que se mantiene estable desde el año pasado.

Cabe destacar la presencia de países que no habían tenido un cardenal (Cabo Verde, Tonga, Myanmar …), de comunidades eclesiales pequeñas o en situaciones de minoría. (El obispo de Tonga es el Presidente de la Conferencia Episcopal del Océano Pacífico; la Diócesis de Santiago de Cabo Verde es una de las diócesis más antiguas de África; la Diócesis de Morelia en México, se encuentra en una región sacudida por la violencia).

Se nota el hecho de que sólo hay un nuevo cardenal de la Curia Romana, mientras que en la actualidad los cardenales «romanos» son casi un cuarto del electorado. Evidentemente, el Papa desea considerar cargos cardenalicios los de los Prefectos de las Congregaciones y de otras pocas instituciones muy importantes de la Curia, como en este caso el Tribunal de la Signatura.
Se confirma que el Papa no se siente vinculado a la tradición de las ‘sedes cardenalicias’, afianzadas en razones históricas en diversos países, por lo que el cardenalato se consideraba casi ‘automáticamente’ ligado a dichas sedes. En cambio, hay varios nombramientos de arzobispos u obispos en lugares que anteriormente no habían tenido un cardenal. Esto sucede por ejemplo en Italia, España, México, …

Para los eméritos cabe señalar lo que dijo de ellos el Papa en su breve introducción: »Representan a muchos obispos que, con el mismo cuidado que los pastores», han servido como pastores de diócesis, y también en la Curia y en el servicio diplomático. El nombramiento cardenalicio quiere ser un reconocimiento dado simbólicamente a algunos, pero reconociendo los méritos de todos.
El nuevo cardenal más joven es el arzobispo de Tonga, monseñor Mafi (1961), que se convierte en el purpurado más joven del Colegio Cardenalicio.
El más anciano es el emérito de Manizales, monseñor Pimiento Rodríguez (1919)».