Ciudad del Vaticano, 6 enero 2015 (VIS).- Después del rezo de la oración mariana y de los habituales saludos a los numerosos fieles y peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro, Francisco manifestó su »cercanía espiritual» a los hermanos cristianos de Oriente, »muchos de los cuales celebran mañana el Nacimiento del Señor. A ellos llegue nuestro deseo de paz y de bien».

»El Papa también recordó que hoy se celebra la »Jornada Mundial de la Infancia Misionera». »Es la fiesta de los niños -dijo-, que con sus oraciones y sus sacrificios, ayudan a sus coetáneos más necesitados haciéndose misioneros y testigos de fraternidad y de solidaridad». Al finalizar deseó una buena fiesta a todos.