Ciudad del Vaticano, 18 de enero 2016 (Vis).-Continuando la tradición, también este año una delegación ecuménica de Finlandia, presidida esta vez por el obispo luterano de Helsinki, Irja Askola, ha venido a visitar al Obispo de Roma con motivo de la festividad de San Enrique de Upsala, patrón de ese país.
»Vuestra peregrinación ecuménica es un signo elocuente del hecho de que como luteranos, ortodoxos y católicos habéis descubierto lo que os une y, al mismo tiempo, deseáis dar testimonio de Jesús que es fundamento de la unidad», les dijo el Papa manifestando su alegría por esa visita.
»En particular estamos agradecidos al Señor -prosiguió- por los resultados alcanzados en el diálogo entre luteranos y católicos. Recuerdo el documento común »Justification in the Life of the Church». Sobre esa base, ese diálogo prosigue en su prometedor camino hacia una interpretación compartida, en ámbito sacramental, de Iglesia, Eucaristía y Ministerio. Los importantes pasos hacia adelante que hemos dado juntos están construyendo un fundamento sólido de comunión de vida en la fe y en la espiritualidad, y en las relaciones se difunde cada vez más un espíritu de confrontación serena y de compartición fraternal».

Aunque en ese diálogo queden todavía algunas diferencias en la doctrina y en la praxis, el dato no debe desalentar a sus protagonistas sino más bien »empujarnos a proseguir juntos el camino hacia una unidad cada vez mayor, también superando viejas concepciones y reticencias». »En un mundo a menudo lacerado por los conflictos y marcado por el secularismo y la indiferencia, todos unidos estamos llamados a comprometernos a confesar a Jesucristo, haciéndonos cada vez más, testigos creíbles de unidad y artífices de paz y de reconciliación», acabó el Papa.