(RV).- “Quien escucha a Jesucristo y lo sigue entra en el Reino de Dios”, lo dijo el Papa Francisco antes de la oración mariana del Ángelus este domingo, recibido con una gran ovación de los fieles que llegaron a la Plaza de San Pedro a rezar con él.  Hablando del Evangelio de hoy que presenta la predicación de Jesús en Galilea, explica que San Marcos nos hace ver como “Jesús inicia los caminos de su tierra para llevar a todos, especialmente a los pobres, el Evangelio de Dios”.

Francisco explica que Jesús es el cumplimento de las promesas divinas, porque Él regala al hombre el Espíritu Santo, es “el agua viva” que sacia nuestro corazón sediento de vida, de amor, de libertad, de paz: “sediento de Dios”. Y así Francisco recuerda a la mujer samarita que le dice “Dame de beber”, y son precisamente estas palabras las que han constituido el tema de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos que termina este domingo. Recordó además, que esta tarde irá a la Basílica de San Pablo fuera de Muros para rezar por la unidad de todos los creyentes en Cristo, “Jesús nos quiere a todos unidos”, dijo.

Después del rezo a la Reina de la Paz, a quien pidió “que nos una todos”, el Papa mostró su preocupación por los hechos que están ocurriendo en Ucrania, y apeló a que se vuelva al diálogo para que se finalicen todas las hostilidades. Además recordó que este domingo se celebra la Jornada Mundial de los enfermos de lepra, y aseguró estar cercano a todos los afectados y a quienes los cuidan.

Finalmente saludó detalladamente a diferentes grupos de peregrinos llegados desde diversas partes del mundo e hizo un especial hincapié a la comunidad filipina en Roma, país donde él ha estado sólo hace unos días por su séptimo viaje internacional, “el pueblo filipino es maravilloso, su fe es fuerte y alegre”, dijo mientras decenas de banderas filipinas se alzaban en la plaza de San Pedro.

“Por la Paz”, niños de Acción Católica

Después del Ángelus, dos muchachos de la Acción Católica de Roma, Sara y Matteo, leyeron desde la ventana del Palacio Apostólico, un mensaje de paz al Papa. Y es que este domingo se dio vida a la caravana de la paz del proyecto “Da vida a la paz”, esta vez con el eslogan “La paz es la solución”, a través de la cual se recaudaron fondos para diversos proyectos en Burkina Faso. 

En su mensaje, los niños explicaron al Papa que su intención es testimoniar el deseo de paz de tantos otros en un tiempo “en el que hay una gran necesidad  de estar en paz con la alegría del Señor, de ser felices y sonreír”. Indicaron que como niños están aprendiendo, de sus padres, profesores, del Papa, y sobre todo de la Palabra de Dios, para conocer sus cualidades y utilizarlas para construir armonía entre todos.

Además expresaron al Santo Padre su convicción de que la paz sólo podrá existir “si todos nos reconocemos hermanos, sólo así los conflictos podrán terminar”. Finalmente dijeron al Papa que rezan por él y le dijeron en español “Te queremos mucho”.

(MZ-RV)

(from Vatican Radio)