Ciudad del Vaticano, 28 de febrero 2016 (VIS).- Después de la oración mariana, en los saludos a los fieles, el Santo Padre Francisco hizo presente una vez más, el drama de los prófugosque huyen de las guerras, y elogió a los países como Grecia »que están en primera línea dando una ayuda generosa, que requiere la cooperación de todas las naciones. Una respuesta coral -dijo- puede ser eficaz y distribuir equitativamente los pesos. Por ello es necesario apuntar con decisión y sin reservas a las negociaciones».
»Al mismo tiempo -añadió-, he recibido con esperanza la noticia del cese de las hostilidades en Siria, y os invito a todos a rezar para que este resquicio pueda dar alivio a la población que sufre y abra el camino al diálogo y a la paz tan deseada».
Francisco también manifestó su cercanía al pueblo de las Islas Fiyi, duramente azotado por un ciclón devastador. »Rezo por las víctimas y por quienes que están comprometidos con las operaciones de socorro».Antes de despedirse, recordó que mañana, 29 de febrero, se celebraba la »Jornada de las Enfermedades Raras» y dirigió su especial oración y aliento a todas las asociaciones que ofrecen ayuda en este campo.