Hace tiempo que el running está de moda pero si a eso se une que es domingo, hace sol y es por una buena causa, ¿quién no se apunta? Aunque la primera categoría no cruzaría la línea de salida hasta pasadas las 11 de la mañana, desde las 9 eran ya muchos los que empezaban a llenar la calle Fuente Cisneros, de Alcorcón.

En la puerta del Colegio Fuenllana los operarios hinchaban el arco de salida y colocaban vallas, delimitando la zona por la que correrían los participantes.

Éste es solo uno de los eventos que las Asociaciones de Madres y Padres (AMPAS) de Fuenllana y Andel han planteado para celebrar un cumpleaños tan redondo, pero sin duda, es el más vistoso, por lo menos hasta ahora: “La carrera ha sido un gran éxito– cuenta Piluca Campos, Presidenta del AMPA de Fuenllana y madre del colegio-. Se han desbordado todas las previsiones porque se han apuntado familias desde las primeras promociones hasta padres recién llegados. Es un gusto ver cómo todos responden“.

Responden por el cariño al colegio pero también por el carácter solidario del evento. Cuando Fuenllana se planteó que las ganancias de la Carrera podrían ir a parar a alguna iniciativa social, los posibles beneficiarios eran infinitos, pero al final pesó más el motivo de la cercanía.

El Grupo Amás lleva 35 años trabajando por la discapacidad en la zona sur de Madrid. Hace unos meses abrieron en Alcorcón un nuevo Centro –Padre Zurita– para personas con grandes discapacidades, que puede albergar a 50 residentes y atender a 30 personas más en el Centro de Día.

Por eso, Pilar Sánchez Isasi, que es a la vez miembro del Patronato del Grupo Amás y madre de Fuenllana, irradiaba felicidad antes de la Carrera: “Estas personas necesitan muchísimo personal, casi un asistente para cada uno y cualquier evento o cualquier cosa que nos sirva para darnos a conocer, suma. No es solo dinero, aquí hay muchas personas de Alcorcón, Móstoles, etc. que podrían ser voluntarias nuestras o ayudar de cualquier forma.

A las 11:00, pistoletazo de salida para la carrera de 7 km; a las 11:15, carrera de 3 km; 12:00, juveniles, 12:30 infantiles… A golpe de exigente cronómetro, más de 1.500 corredores de todas las edades han completado el recorrido, entre calles de Alcorcón y Móstoles, mientras un nutrido grupo de animadores coreaban sus nombres desde los laterales.

Así, cuando David Bravo era uno de los primeros en cruzar la línea de meta, un puñado de fans de no más de 1,5 metros de altura gritaba a pleno pulmón: “¡don David!, ¡don David!”. Como es un día de fiesta no puede considerarse “peloteo” al maestro, por eso recibía una ovación similar de sus alumnas Alicia Bustos, profesora de Educación Física, al subir al podio por su bronce en la categoría de 7 km femenino.

Especialmente emotivos fueron los dos últimos recorridos de las categorías de “Familias” y “Chupetines”, donde carritos, muletas y muchos de la mano, ponían todos sus esfuerzos para llegar los primeros a la meta.

Llegó el momento más esperado de la mañana: la entrega de Premios. Se encargó de ello David Pérez, Alcalde de Alcorcón, que habló del prestigio adquirido por Fuenllana y Andel y acabó entregando la Placa in memoriam a la familia de Esteban Márquez, presidente del Club Deportivo Alcorcón, fallecido recientemente.

En este X Aniversario, los AMPAS de Fuenllana y Andel quieren dar a conocer su proyecto a muchas personas que podrían estar interesadas y también homenajear de alguna manera a las familias que el primer año, cuando el proyecto era solo un sueño, se lanzaron a inscribir allí a sus hijos. En palabras de José Antonio López, Presidente del APA de Andel, Ese es el trasfondo de estos colegios: la familia es lo importante y el colegio ayuda a las familias“.

*****

10 años Fuenllana y Andel: “Primero estuvieron los colegios y después llegamos los vecinos”

Fuente Cisneros es una zona de Alcorcón relativamente nueva, por eso dice el Presidente de la Asociación de Vecinos Fuente Cisneros, José Moya, “nosotros siempre estaremos muy agradecidos a estos dos colegios porque estaban antes de que llegáramos los vecinos al barrio y fueron abriendo camino de cara al Ayuntamiento, para facilitar las infraestructuras, etc. Además, la Asociación de Vecinos se fundó dentro del colegio Andel, porque no teníamos ningún sitio donde reunirnos y tuvimos que pedirle permiso al director, que nos cedió un salón de actos”.

Aquellos padres escucharon hablar, hace diez años, de lo que podría llegar a ser un proyecto muy bonito, pero del que solo veían un gran agujero donde algún día estarían los cimientos. Como los Sánchez Álvarez, que entonces tenían cuatro hijos y querían cambiarlos a un colegio donde pudieran estudiar todos los cursos hasta bachillerato. Fueron a una charla donde les contaron lo que serían Fuenllana y Andel e hicieron la entrevista -en un bar, porque en ese momento no había ni sede- y decidieron cambiarlos allí.

Ahora, 10 años después, Carmen, la madre, dice: “Estoy convencida de que este es el mejor colegio que existe porque veo que está enfocada a que mis hijos sean buenas personas. Yo estoy encantada con todo, también con la educación diferenciada; la gente me dice que soy un poco rara, que les voy a hacer a los niños raros, pero a mí me está dando buenísimos resultados y a mis hijos se les nota que también”.

Hoy, Fuenllana y Andel son una sólida realidad de la que forman parte más de 1.400 familias.