El regalo del Papa a los pobres de Roma

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

A la misma hora en la que el Papa
Francisco presidía el Vía crucis en el Coliseo, el limosnero llevaba a los
pobres de Roma un signo de cercanía del Pontífice. Por segundo año consecutivo,
el Viernes santo por la tarde, el arzobispo Krajewski, acompañado por el jefe
de oficina monseñor Ravelli, visitó las principales estaciones de trenes de la
ciudad y los centros de refugio y dormitorios de los numerosos pobres cerca de
la plaza de San Pedro, para entregarles el regalo del Papa: «Una pequeña
caricia» la definieron, distribuyendo a casi trescientos, entre mujeres y
hombres, sobres que contenían una tarjeta de felicitación pascual, la imagen
del Papa y una suma de dinero. Muchos, visiblemente conmovidos, besaron la fotografía
de Francisco, pidiendo agradecerle personalmente.

Más anécdotas: