Poco a poco y con esfuerzo está aprendiendo el idioma y ha hecho un buen grupo de amigos nipones. Aunque es complicado, le encantaría estudiar en la universidad de Kobe y empezar empresariales allí el próximo curso. Vive cerca de la universidad, en Ashiya donde colabora en el apostolado que el Opus Dei realiza en esa ciudad.

Acaba de estar en Guadalajara visitando a su familia, aprovechando que ha participado en Roma en el Congreso UNIV, con otros 20 amigos estudiantes japoneses.