OTRA ESPADA


VIRUTAS DE MADERA PRECIOSA:
 “Cuando debes hacer una elección y no la haces, esto ya es una elección”. (William James)

Una nueva espada. 

 Un muchacho asistía a un colegio en cuya capilla había una imagen de la Virgen de los Dolores. 
Aparecía el Corazón de María traspasada por siete espadas. Una tarde ese muchacho cometió un pecado mortal.
 Al día siguiente, al llegar al colegio, fue, como todos los días, a la capilla. Miró a la Virgen y quedó aterrado. 
Vio que el Corazón de María no tenía clavadas siete espadas. Contó una y otra vez… 
El resultado era siempre el mismo: aquel día, las espadas eran ocho. 

* * * * * * * * * * * 

El dolor de una madre al ver, impotente, como su hijo destroza su vida, es un reflejo de lo que debe ocurrir en el Corazón de María al vernos pecar. 
Cada pecado