Ángel ha sido profesor del colegio El Prado durante… «muchos años». «Es un trabajo cansado… y apasionante». Hace dos años se jubiló y pensó que podía seguir colaborando de otro modo en la enseñanza. Conoció un programa de voluntariado de la ONG Cooperación Social para orientar a niños y niñas con necesidad de algún tipo de apoyo en su adaptación escolar, familiar o social. Y comenzó a colaborar.

«Pronto pensé que era una buena actividad no sólo para mí y comencé a acudir con algunos de mis antiguos alumnos y con estudiantes de bachillerato del colegio». Actualmente acuden 25 voluntarios –alumnos, antiguos alumnos y amigos– los sábados por la mañana para dar clases de refuerzo de Lengua y Matemáticas a niños de entre 8 y 12 años en dos colegios en los barrios madrileños de Tetuán y Fuencarral.