Llevan toda su vida siendo perseguidos, empiezan cada día en la incertidumbre del qué pasará y sin embargo son felices. Esto pasa en Oriente. El Papa Francisco recuerda a los cristianos que no pueden olvidarse de los que sufren persecución: «Hoy vemos a nuestros hermanos perseguidos, decapitados y crucificados por su fe en Ti, ante nuestros ojos o a menudo con nuestro silencio cómplice» (Via Crucis, Viernes Santo, 2015).

Ignasi Benguría (Barcelona, 1992) es estudiante de Historia y Periodismo, en la Universidad de Navarra, y escribe un blog sobre cristianos perseguidos en Siria e Irak; un tema desconocido hasta hace pocos meses pero que el Papa Francisco se ha encargado de colocar en las portadas y también en los corazones de los cristianos de Occidente.

Elegí este tema porque veía que no se estaba cubriendo, que los medios no hablaban nada de esto a pesar de la relevancia pública que tenía. Y además, como católico, pensaba: ¿qué puedo hacer yo?

Inas –como le llaman sus amigos– consiguió contactar con algunos grupos de Irak y, gracias a la información que le proporciona Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), lee, investiga y escribe para dar a conocer una realidad cuyas cifras no paran de crecer: tres millones de refugiados, más de seis millones de desplazados y miles de muertos.

¿Por qué empezaste este blog?

Fue a raíz de una asignatura de comunicación, ya había escrito algo sobre el Estado Islámico y me interesaba. Cuando empecé el blog, en septiembre de 2014, había comenzado la persecución pero no habían llegado todavía las grandes barbaridades, como los degollamientos. Elegí este tema porque veía que no se estaba cubriendo, que los medios no hablaban nada de esto a pesar de la relevancia pública que tenía. Y además, como católico, pensaba: ¿qué puedo hacer yo? Voy a intentar hablar, contactar con personas que sepan, documentarme bien y contárselo a la gente.

¿Qué objetivo tienes?

Traer la fe de Oriente a Occidente, concienciar, informar y dar a conocer qué es el Estado Islámico, porque nos afecta a todos.

Me vi en la obligación de dar voz a esa gente porque nadie habla por ellos. El objetivo es informar y hacer, pero también concienciar; es una forma de reflexionar sobre qué estamos haciendo aquí los cristianos de Occidente o qué no estamos haciendo.

Me vi en la obligación de dar voz a esa gente porque nadie habla por ellos

A mí me está ayudando muchísimo escribir sobre esto. Cuando tengo alguna dificultad, aunque no sea muy grande, me doy cuenta de que solo tengo motivos para agradecer a Dios. A mí no me persiguen, vivo bien, tengo seguridad. En Irak no se puede vivir y, si eres cristiano, peor todavía. Si eres cristiano, mujer o niño lo tienes muy crudo.

¿Qué quieres decir con «traer la fe de Oriente a Occidente»?

Allí los cristianos abrazan la cruz cuando, aparentemente, tienen motivos para rechazar a Dios. Lo han perdido todo: hijos, etc. Y, si los tienen, saben que no podrán ir al colegio. Aquí, cuando tenemos un día malo enseguida pensamos que Dios nos ha fallado. En ellos se ve una confianza total, cómo se abandonan en Él y como asumen que los cristianos de Oriente han estado siempre perseguidos.

Aquí, cuando tenemos un día malo enseguida pensamos que Dios nos ha fallado. En ellos se ve una confianza total

Estos testimonios ayudan a fortalecer la fe y darte cuenta de que vale la pena ser cristiano y ser auténtico y hablar de Dios a los demás sin ser un loco.

Tú estás aquí y el conflicto está allí, ¿cómo trabajas la información?

Tengo contactos en Irak, también algún otro amigo que ha estado allí. A través de Facebook me he puesto en contacto con las milicias cristianas asirias que son cristianos que tienen muy claro que no pueden abandonar la tierra a la que llegaron los cristianos siete siglos antes y están resistiendo los ataques sabiendo que pueden morir en cualquier momento. También estoy en contacto con Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) -asociación de la Santa Sede que ayuda a los cristianos perseguidos- y con periodistas que han estado allí.

Quiero ir a Erbil, ciudad del Kurdistán iraquí, donde hay más de 20.000 cristianos perseguidos. La idea es traer la fe de Oriente a Occidente y concienciar

A través de ellos, he contactado con algunos sacerdotes, algún amigo de Jordania… Y ahora tengo en mente ir a Irak diez días en verano. Quiero ir a Erbil, ciudad del Kurdistán iraquí, donde hay más de 20.000 cristianos perseguidos. La idea es traer la fe de Oriente a Occidente y concienciar.

¿Qué se puede encontrar en tu blog?

Información de actualidad, qué dice el Papa, entrevistas a expertos en redes sociales comentando las campañas de solidaridad que se han hecho, infografías… También me hago eco de lo publicado en páginas cristinas que dan información pero que tienen poca visibilidad. Añado a esa información un toque más visual y atractivo que facilite la difusión por redes.

Otros contenidos del blog son más orientados a la investigación histórica. A veces no se trata solo de contar la actualidad sino de reflexionar sobre por qué ha pasado esto. Hacerse preguntas.

Y, ¿qué dice el Papa?

El Papa es el líder mundial que más habla de este tema. Que el Papa diga constantemente que «no puede ser» anima a salir de la indiferencia global en la que vivimos. El Papa está dando caña, también a los cristianos: oye, pregúntate qué haces y qué no haces. Y todo esto lo hace con un gran cariño, pero con firmeza.

Has leído mucho, has escuchado muchas historias de personas con nombre y apellidos, ¿qué rasgos comunes destacarías de todas ellas?

Lo que más sorprende es cómo quieren, cómo perdonan, cómo rezan por los verdugos. Esto es algo que nos llama la atención a los propios cristianos que se supone que tenemos el mensaje de amor y de perdón. Si cada uno se replantease cómo amo a los demás, cómo perdono, cómo comprendo, cómo intento ayudar… traemos el paraíso a la tierra. Esto es así: amar, amar, amar y perdonar, perdonar, perdonar, perdonar.

El Papa Francisco es el líder mundial que más habla de este tema. Que el Papa diga constantemente que «no puede ser» anima a salir de la indiferencia global

Desde luego los cristianos de Siria e Irak son una inspiración para la gente a la hora de cómo estamos amando a los demás, cómo estamos pendientes del resto, cómo perdonamos y cómo prescindimos de nuestro tiempo para darlo a otros. Es la clave. Es como si Dios permitiese la persecución para recordarnos que hay dos palabras que son fundamentales para ser feliz y hacer feliz a la gente que son amar y perdonar.

¿Hay alguna historia que te haya impactado especialmente?

La del Padre Douglas. Es un sacerdote que dirige la parroquia de San Elías en Erbil donde tiene a su cargo unos cinco mil refugiados. Ha sufrido numerosos ataques y ha estado secuestrado y lo que transmite es perdón y un gran sentido del humor. Coincidí con él en las recientes Jornadas de Libertad Religiosa organizadas por AIN donde hizo dos peticiones: rezar por ellos para que fueran capaces de perdonar y que contáramos sus historias. Esto último para mí es una gran motivación para trabajar en mi blog.