«Para nosotros ha sido como el final del proceso de adopción, la santificación por el Santo Padre de la adopción de nuestro hijo. Lo hemos celebrado aquí y ha sido un día muy especial».

«Se lo contamos al resto de nuestros hijos, que tienen 16, 14 y 12, y tardaron dos minutos en decir que sí. Les dijimos que pensaran que tenía Sindrome de Down, pero que no importaba, que no pasaba nada y que se tenían que hacer responsables cuando nosotros fuéramos mayores. Y dijeron que sí, que totalmente de acuerdo. Y ahora están muy contentos todos».

Vídeo del alumno Juan Pablo Campo besado por el Papa @Pontifex_es https://t.co/rlxOmewVkn via @youtube @opusdei_es @FundacioTalita
— Viaró Global School (@ViaroSchool) 27 de mayo de 2016

Esta familia no ha venido sola a Roma. Les han acompañado sus amigos Felipe y Cynthia, que desde hace cuatro años tienen a Bruno. Ellos conocieron la historia de Juan Pablo y propusieron a sus amigos que lo adoptaran.

«Cuando lo planteamos, ellos enseguida respondieron y dijeron, bueno, lo vamos a pensar, a meditar…y, sí, se animaron y la verdad es que es una experiencia fantástica»

«Son unos niños que se hacen querer y se vuelven los protagonistas y los reyes de todas las familias. El nuestro, ya lo veis, no para, es pura alegría y pura bondad».

Y así se quieren el pequeño Juan Pablo y el pequeño Bruno. Su alegría ha contagiado a las dos familias, que se llevan de vuelta a España el recuerdo imborrable de haber visto cómo el Papa bendecía a sus dos hijos más queridos.