(RV).- La tarde del viernes 29 de mayo el Papa Francisco tuvo un emotivo encuentro en la Capilla de la Casa de Santa Marta con un grupo de 20 niños de entre 2 a 14 años gravemente enfermos o minusválidos.  Algunos de los pequeños presentes habían ya encontrado al Papa hace dos años y a pedido suyo volvieron al Vaticano con otros niños más y sus padres, acompañados también por voluntarios de la Unitalsi con la que participan en las peregrinaciones a Lourdes y Loreto. El saludo de los niños al Papa fue de una alegría conmovedora. Dirigiéndose a Francisco una niña quiso recordarle aquellos pequeños ausentes esta vez porque “ahora están en el cielo”. Precisamente hablando del misterio del sufrimiento, el Pontífice observó que “no existen explicaciones: el sufrimiento de los niños es un misterio”. Pequeños minusválidos y afectados de graves patologías, en sillas de ruedas y con tumores que llegaron hasta la casa de Francisco para encontrarlo, acompañados por padres “heroicos”, como los  calificó  el Obispo de Roma, porque no han cedido al aborto, “una falsa solución del problema”. El Santo Padre se dirigió especialmente a estos padres cuando dijo que en el sufrimiento es necesario pedir explicaciones al Señor, invitándoles a no tener miedo de preguntar al Señor: ¿por qué? Y a sentir su mirada sobre nosotros, la mirada de ternura del Padre que dice: “también mi hijo ha sufrido”. “Pienso en la Virgen cuando entregaron el cuerpo muerto de su hijo, herido, ensangrentado…   La Virgen lo acarició. También la Virgen no entendía”.  Asimismo para estos pequeños Francisco tuvo palabras de aliento, definiéndolos “maestros de vida”. El encuentro finalizó con el rezo del Ave Maria y con la Benedición del Papa que se detuvo a saludar a cada niño y sus padres.  (RC-RV)

(from Vatican Radio)