La vida es una gynkhana


Siempre prudentes, nunca temerarios…
Valemos más que lo que nos parece en un momento dado… Hay que esperar a que baje la adrenalina, a serenarse…

Hemos
de sufrir las pruebas de la vida sin perecer en el intento… No es que
no vayamos a morir al final, pero debemos sobrevivir al mayor número de
pruebas posibles. Además debemos conocer nuestros límites y no
exponernos indebidamente a peligros. Como en el caso del rescate del
abuelo cabezón que, desafortunadamente, ganó el concurso del escondite.
Acuérdate de que tienes madre, de que tienes hijos…
He aquí una anécdota dramática de la vida real que ilustra la necesidad de ser prudentes…

Morir por una Wii
Una mujer muere intentando ganar un concurso de radio.
La emisora despide a los responsables

SAN
FRANCISCO (EEUU).- El concurso consistía en beber la mayor cantidad de
agua sin ir al baño; el premio era una Nintendo Wii. La tragedia, una
madre que quería conseguir la consola para sus hijos, y que murió en el
intento.
La policía investiga la muerte, el pasado viernes, de
Jennifer Lea Strange, de 28 años, quien participó en el concurso para
hacerse con una consola de videojuegos Nintendo Wii.
Strange, que
terminó segunda de entre 20 concursantes, se dirigió a casa en lugar de
a su trabajo aquejada de un fuerte dolor de cabeza, y murió cinco horas
después.
De acuerdo con los resultados preliminares de la
autopsia, Strange murió a causa del consumo excesivo de agua, más de
6,5 litros en un corto espacio de tiempo.
John McGinness, jefe de
policía de Sacramento, dijo inicialmente que no se trataba de un caso
de naturaleza delictiva ya que Strange participó en el peculiar
concurso voluntariamente.
Pero McGinness cambió de opinión tras
escuchar las más de cuatro horas de grabación del programa en las que,
entre otras cosas, Strange, madre de tres hijos a los que quería
regalar la consola, se refería al fuerte dolor de cabeza que sufría en
esos momentos.
“Mi estómago está muy, muy lleno, parece que vuelvo a estar embarazada de nuevo”, dijo Strange durante la grabación.
De
momento, la emisora ha despedido a los 10 empleados que organizaron el
concurso, según informa el periódico ‘Sacramento Bee’. El programa,
llamado ‘Morning Rave’ o ‘Delirio matinal’, también ha sido suspendido.

Extraído de aquí…