Mons. Ocáriz, en Bélgica: «La alegría del Señor será vuestra fuerza»

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

El Prelado ha comenzado refiriéndose a los 22 años de trabajo junto a monseñor Javier Echevarría, su predecesor al frente del Opus Dei, recordando diferentes viajes pastorales por Europa y, en concreto, en Bélgica y en Dongelberg.

Mons. Ocáriz ha recordado una de las conclusiones del último congreso general del Opus Dei: la necesidad de poner a Cristo en el centro de la vida del cristiano. “Todas nuestras actividades deben estar centradas en Cristo –ha dicho–. Debemos serle fieles en nuestra vida diaria. Ser fiel a una Persona, Jesucristo, motiva mucho más que ser fiel a una idea”.

En efecto, “Dios se ha hecho hombre para cada uno de nosotros. Nos ha llamado a realizar su Obra a través de nosotros. Nos empuja a ser fieles, a ser generosos. Nos da también el mandatum novum y, debemos aprender a ver a Jesucristo en los otros”.

Mons. Fernando Ocáriz ha puntualizado que esta no es solo una idea: “Cristo está realmente presente en nuestros hermanos y hermanas. Debemos ver al Señor en las almas para, después, llevar esas mismas almas a Cristo. Es el Señor mismo quien mete en nuestro corazón ese amor a Jesucristo y a las almas”.

Debemos cultivar esa actitud habitual de ver las cosas de manera positiva

“Nuestra oración –ha dicho dirigiéndose a los allí presentes– debe centrarse en el Evangelio, que es la Palabra viva de Dios”. También se ha referido a un legado importante de san Josemaría: “Un gran amor de la libertad y el buen humor”. En efecto, la libertad y la alegría son dos realidades que van juntas: “Debemos cultivar esa actitud habitual de ver las cosas de manera positiva. Como dice el Antiguo Testamento de modo elocuente: la alegría del Señor sea vuestra fuerza”.

Los participantes hicieron preguntas sobre diferentes temas: el sentido del dolor, el apostolado con personas que no creen en Dios, el testimonio cristiano en un ambiente profesional alejado de la fe, la contribución al impulso evangelizador en otros países, el amor al Papa y a la Iglesia, la actitud que se puede tener con los hijos cuando tienden a dejarse llevar por modas que no les ayudan…

En cualquier cosa que hagamos, tengamos presente la comunión de los santos

Entre otros consejos, el Prelado ha subrayado la importancia de la amistad: “Se trata de conocer bien a los otros y de dejarnos conocer, dando testimonio de las realidades que llevamos en el corazón. Nuestras conversaciones deben ser siempre serenas. En cualquier cosa que hagamos, tengamos presente la comunión de los santos, que es una realidad: no estamos nunca solos. Tratemos de ver al Señor en los otros y de rezar mucho por el Papa, que lleva sobre sus hombros el peso de la Iglesia y de las almas”.

Más anécdotas: