(RV).- Después de la oración a la Madre de Dios, el Papa Francisco dedicó unas palabras a las víctimas y a sus familiares de la catástrofe ocurrida en China septentrional donde esta semana se produjeron grandes explosiones en una zona industrial. El Obispo de Roma aseguró su oración y rezó para que Dios de «alivio y apoyo» a las personas que están ayudando en las labores de rescate.

Después, saludó a todos los peregrinos, y les invitó a visitar a la Virgen Salus Populi Romani en Santa María la Mayor. 

Palabras del Santo Padre después de rezar el Ángelus:

Queridos hermanos y hermanas,

Pienso en este momento en la población de la ciudad de Tianjin, en China septentrional, donde algunas explosiones en la zona industrial han causado numerosos muertos y heridos, y grandes daños. Aseguro mi oración para aquellos que han perdido la vida y para todas las personas que han sido afectados por esta catástrofe; que el Señor de alivio y apoyo a aquellos que se dedican a aliviar su sufrimiento.

¡Saludo a todos ustedes, romanos y peregrinos de diversos países! Les confío al materno cuidado de nuestra Madre, que vive en la gloria de Dios y siempre acompaña nuestro camino. Qué bonito sería que hoy pudieran ir a visitar a la Virgen, la Salus Populi Romani, en Santa María la Mayor: sería un bonito gesto. 

Les agradezco que hayan venido y les deseo una buena fiesta de la Virgen. Por favor, no se olviden de rezar por mí.

¡Buen almuerzo y hasta la vista!

(MZ-RV)

 

(from Vatican Radio)