Ciudad del Vaticano, 16 de septiembre de 2015 (Vis).-Después de la catequesis el Papa recordó que el sábado próximo comenzará »con grandes esperanzas» su viaje apostólico a Cuba y Estados Unidos. El motivo principal del viaje es el Octavo Encuentro Mundial de las Familias que tendrá lugar en Filadelfia, pero Francisco irá también a la sede central de las Naciones Unidas en ocasión del setenta aniversario de su institución.
»Desde ahora- dijo- saludo con afecto al pueblo cubano y al estadounidense que, guiados por sus pastores, se han preparado espiritualmente. Pido a todos que me acompañen con la oración, invocando la luz y la fuerza del Espíritu Santo y la intercesión de María Santísima, Patrona de Cuba como Virgen de la Caridad del Cobre y Patrona de Estados Unidos de América como Inmaculada Concepción».
También habló de la beatificación, siempre el próximo sábado en San Miniato (Italia), de Pío Alberto del Corona (1837-1912) obispo de esa diócesis y fundador de las Hermanas Dominicas del Espíritu Santo. »Fue una guía entregada y un sabio maestro del pueblo que se le confío. Que su ejemplo e intercesión ayuden a la Iglesia a caminar en el espíritu del Evangelio, dando frutos de buenas obras».
En los saludos a los peregrinos procedentes de Polonia, el Santo Padre señaló que en estos días se desarrolla en ese país la Semana de la Educación cuyo slogan este año es »Educar a la plenitud de la humanidad». En el segundo centenario del nacimiento de san Juan Bosco, los obispos polacos quieren recordar la actualidad y la eficacia de los métodos educativos que empleaba. »¡Que las palabras que repetía a los jóvenes, ‘por vosotros vivo, por vosotros trabajo, por vosotros estoy dispuesto a sacrificar mi vida’ sirvan de estímulo a todos los educadores, padres, catequistas y maestros!», exclamó Francisco, bendiciendo a todos los que emprenden el fatigoso camino de la educación.