(RV).- (con audio) «Comunicar la familia: ambiente privilegiado del encuentro en la gratuidad del amor», es el tema elegido por el Papa Francisco para la próxima Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, y que se anunció, como es tradicional en la fiesta litúrgica de los Santos Arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel.

El Pontificio Consejo encargado de este sector, señala que continúa en la línea del tema anterior y, al mismo tiempo, entra en el ámbito de lo que será la materia central de los dos próximos Sínodos: la familia.

La crónica cotidiana narra las dificultades que atraviesa actualmente la familia. Asimismo, a menudo los cambios culturales no ayudan a entender el gran bien que es la familia.

Evocando a San Juan Pablo II, se recuerda que “las relaciones entre los miembros de la comunidad familiar están inspiradas y guiadas por la ley de la «gratuidad» que, respetando y favoreciendo en todos y cada uno la dignidad personal como único título de valor, se hace acogida cordial, encuentro y diálogo, disponibilidad desinteresada, servicio generoso y solidaridad profunda” (San Juan Pablo II, Familiaris Consortio, N. 43).

¿Cómo podemos decir hoy, al hombre herido y desilusionado, que el amor entre un hombre y una mujer es algo muy bueno? ¿Cómo hacer que los hijos experimenten que son un don precioso? ¿Cómo llevar calor al corazón de la sociedad herida y cansada a causa de tantas desilusiones amorosas, y decirle: ánimo, recomencemos? ¿Cómo explicar que la familia es el primer y más significativo ambiente en el que se experimenta la belleza de la vida, la alegría del amor, la donación gratuita, el consuelo del perdón dado y recibido, y donde se comienza a encontrar al otro?

La Iglesia debe aprender de nuevo a explicar que la familia es un gran don, bueno y hermoso. Está llamada a encontrar el modo de decir que la gratuidad del amor, que se ofrecen los esposos, acerca a todos los hombres a Dios, y es una tarea entusiasmante. ¿Por qué? Porque lleva a mirar la verdadera realidad del hombre y abre las puertas al futuro, a la vida.

La Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, única jornada mundial establecida por el Concilio Vaticano II, se celebra en numerosos países, por recomendación de los obispos del mundo, el domingo anterior a la fiesta de Pentecostés, que en 2015 será el 17 de mayo.

El Mensaje del Santo Padre para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales se publica tradicionalmente con ocasión de la festividad de San Francisco de Sales, patrono de los periodistas (24 de enero).

(CdM –