Ciudad del Vaticano, 30 de septiembre de 2015 (Vis).-Después de la catequesis, el Santo Padre saludó entre otros a las Siervas del Sagrado Corazón de Jesús, de Polonia, llegadas a Roma, el »corazón de la Iglesia» para dar las gracias por la beatificación, el pasado domingo en Cracovia de Klara Ludwika Szczęsna, Cofundadora de esa congregación. »Con su vida la nueva beata -dijo Francisco- nos ha enseñado la entrega a Dios, el servicio humilde al prójimo, la vida según el espíritu del Evangelio, la sensibilidad con los pobres, a los que pasan necesidades y a todos los que se han perdido en la vida. Su lema »Todo por el Corazón de Jesús», sea para cada uno de nosotros un reto, para que podamos vivir según la voluntad de Cristo.
También bendijo una estatua de Santa Rita de Casia, ofrecida por un grupo de fieles libaneses a la diócesis italiana de Spoleto-Norcia- que será colocada el próximo 18 de octubre en el cruce que lleva al pueblo natal de la santa, Roccaporena, y a Casia, en cuya basílica están sus reliquias- invitando a todos, en el próximo Jubileo de la Misericordia, a »releer su extraordinaria experiencia humana y espiritual como signo de la potencia de la misericordia de Dios».

Por último recordó que hoy se celebra la memoria de San Jerónimo y animó a los jóvenes a que la pasión del santo por la Sagrada Escritura hiciera que se enamorasen del »Libro de la Vida; a los enfermos a que su austeridad llenase de significado sus sufrimientos y a los recién casados a que su vigor espiritual reforzase la fe en sus hogares».