Ciudad del Vaticano, 1 noviembre 2015 (VIS).- Después de rezar el Ángelus el Papa hizo un llamamiento por los »dolorosos episodios que en estos últimos días han recrudecido la delicada situación de la República Centroafricana».
»Hago un llamamiento a las partes involucradas -dijo el Pontífice- para que se ponga fin a este ciclo de violencias. Estoy espiritualmente cercano a los Padres Combonianos de la parroquia de Nuestra Señora de Fátima en Bangui, que acogen numerosos refugiados. Expreso mi solidaridad a la Iglesia, a las otras confesiones religiosas y a la entera nación Centroafricana, sometida a pruebas tan duras, mientras realizan todo tipo de esfuerzo para superar las divisiones y retomar el camino de la paz».

»Para manifestar la cercanía orante de toda la Iglesia a esta nación tan afligida y atormentada, y exhortar a todos los centroafricanos a ser cada vez más testigos de misericordia y de reconciliación, el domingo 29 de noviembre tengo intención de abrir la Puerta Santa de la catedral de Bangui, durante el viaje apostólico que espero cumplir en aquella nación».