El Papa en Santa Marta: Atentos a los cristianos paganos, son enemigos de la cruz


(RV).- También hoy hay “cristianos paganos” que “se comportan como enemigos de la cruz de Cristo”. Lo dijo el Papa Francisco en la misa de la mañana de este viernes en la Casa Santa Marta. El Pontífice insistió en que hay que evitar las tentaciones de mundanidad que nos llevan a la ruina. Hay cristianos que van hacia adelante en la fe y cristianos que se comportan “como enemigos de la cruz de Cristo.” Francisco se inspiró en las palabras de San Pablo a los Filipenses y se detuvo en dos grupos de cristianos presentes en la actualidad, como también lo eran en el tiempo de dicho apóstol. “Ambos grupos – dijo – estaban en la Iglesia, todos juntos, iban a misa el domingo, alababan al Señor, se llamaban cristianos”. Entonces, ¿cuál era la diferencia? Los segundos “¡actúan como enemigos de la cruz de Cristo! Cristianos enemigos de la cruz de Cristo “. Son, remarca el Papa, “cristianos mundanos, cristianos de nombre, con dos o tres cosas de cristiano, pero nada más. ¡Cristianos paganos!”. “El nombre cristiano, pero la vida pagana”. O, continuó, “para decirlo de otra manera”: “Paganos con dos pinceladas de barniz de cristianismo, así aparecen como cristianos, pero son paganos”:

“¡También  hoy en día hay muchos! También nosotros tenemos que estar atentos a no resbalarnos sobre el camino de los cristianos paganos,  cristianos en apariencia. Y la tentación de acostumbrarnos a la mediocridad, la mediocridad de los cristianos, de estos cristianos es típica su ruina, porque el  corazón se enfría, se convierte en tibio. Y a los tibios el  Señor les dice una palabra fuerte: ‘Porque eres tibio, estoy por vomitarte de mi boca “¡Es muy fuerte! son enemigos de la Cruz de Cristo. Tienen el nombre,  pero no siguen las exigencias de la vida cristiana “.

Pablo, dijo el Papa, habla así de la “ciudadanía” de los cristianos. “Nuestra ciudadanía”, señaló, “está en los cielos. Aquella es eterna.  Son ciudadanos del mundo, no de los cielos “. “Ciudadanos del mundo. ¡Y el apellidos es mundano! Protéjanse de estos, advirtió el Obispo de Roma. Así señaló Francisco, que todos, también él, debemos preguntarnos: ” ¿tendré algo de estos? Tendré algo de la mundanidad dentro de mí? ¿Algo del paganismo? “

“Me gusta alardear? ¿Me gusta el dinero? ¿Me gusta el orgullo, la soberbia? ¿Dónde tengo mis raíces, es decir,  de dónde soy ciudadano? ¿Del  cielo o de la tierra? ¿Del mundo o del espíritu del mundo? Nuestra ciudadanía está en los cielos, y allí esperamos,  como  Salvador, al Señor Jesucristo. ¿Y la de ellos? ¡Su suerte final la destrucción! Estos cristianos barnizados, terminarán mal…  Pero miren al final: ¿dónde te lleva esa ciudadanía que tienes en tu corazón? Aquella ciudadanía mundana lleva a la ruina, aquella de la Cruz de Cristo al encuentro con Él”.

El Papa ha mostrado algunos signos “en el corazón” que muestran que se está “deslizando hacia la mundanidad.” “Si tu amas y si estás apegado al dinero, a la vanidad y al orgullo – advirtió – vas por el mal camino.” Si, en cambio, continuó, “buscas amar a Dios, el servir a los demás, si eres amable, si eres humilde, si usted es el servidor de los demás , vas por el buen camino:

“¿Cómo ha llegado este administrador del Evangelio al  punto de engañar, de robar a su amo? ¿Cómo ha llegado de un día para otro? ¡No! Poco a poco. Un día, una propina aquí,  al otro día una tangente allí y poco a poco se llega a la corrupción. El camino de la mundanidad de estos enemigos de la cruz de Cristo es así, te conduce a la corrupción! Y luego  terminas como este hombre, ¿verdad? Aparentemente robado… “

El Papa entonces toma las palabras de Pablo, que pidió permanecer “firmes en el Señor” sin permitir que el corazón se debilite y “termine en el nada, en la corrupción”. “Es una gracia buena que pedir ésta, – dijo – mantenernos firmes en el Señor.

(MZ-RV)

(from Vatican Radio)