Ángelus: La generosidad no está unida al monedero sino al corazón

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Ciudad del Vaticano, 8 noviembre 2015 (VIS).- El Santo Padre dedicó el Ángelus dominical al evangelio de la liturgia de hoy, que describe por una parte cómo no deben ser los seguidores de Jesús y por otra el ideal ejemplar del cristiano. ”En la primera parte -dijo- Jesús adosa a los escribas, maestros de la ley, tres defectos que se manifiestan en su estilo de vida: soberbia, avidez e hipocresía… Bajo apariencias tan solemnes, se esconden falsedad e injusticia… También hoy existe el riesgo de asumir estas conductas. Por ejemplo, cuando se separa la oración de la justicia, porque no se puede rendir culto a Dios y causar daño a los pobres. O cuando se dice que se ama a Dios y, sin embargo, se le anteponen la propia vanagloria, el propio provecho”.
En la segunda parte el Evangelio narra la escena ambientada en el lugar para las ofertas del templo de Jerusalén, donde los ricos arrojaban muchas monedas, y una pobre viuda, en cambio dejaba solo dos de poco valor. Francisco explicó que ”los ricos dan , con gran ostentación, lo que para ellos es superfluo, mientras que la viuda, con discreción y humildad, daba ”todo lo que tenía para vivir”; por ello, dice Jesús, que ella dió más que todos”.
”Hoy Jesús nos dice también a nosotros que el metro de juicio no es la cantidad, sino la plenitud. Hay una diferencia entre cantidad y plenitud -señaló el Papa- Se puede tener mucho dinero, pero ser una persona vacía. No hay plenitud en ese corazón.
Al final, el Papa animó a todos a pensar durante este semana en la diferencia que hay entre cantidad y plenitud. ”No es cosa de monedero, sino de corazón Ante las necesidades del prójimo estamos llamados a privarnos … de algo indispensable, no sólo de lo superfluo; estamos llamados a dar el tiempo necesario, no sólo el que nos sobra; estamos llamados a dar enseguida, sin reservas, algún talento nuestro, no después de haberlo utilizado para nuestros objetivos personales o de grupo”.

Más anécdotas: