La cultura de la Salus y de la acogida al servicio del hombre y del planeta

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Ciudad del Vaticano, 17 de noviembre de 2015 (Vis).-Esta mañana, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, ha tenido lugar la presentación de la XXX Conferencia Internacional organizada por el Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud sobre el tema «La cultura de la Salus y de la acogida al servicio del hombre y del planeta» ( Vaticano 19 – 21 de noviembre).

Han intervenido el arzobispo Zygmunt Zimowski, Presidente del Pontificio Consejo para los Agentes Sanitarios (para la Pastoral de la Salud); Mons. Jean-Marie Mate Musivi Mupendawatu, Secretario de ese Pontificio Consejo; el Rev.do P. Augusto Chendi, MI, Subsecretario del mismo dicasterio, el doctor Antonio María Pasciuto, Presidente de la Asociación Italiana Medicina Ambiente y Salud y la doctora Lilian Corra, Presidenta de la «Asociación Argentina de Médicos por el Medio Ambiente».

En su intervención el arzobispo Zimowski explicó que la Conferencia se inspira en la encíclica Laudato si’, del Papa Francisco y se propone individuar los métodos y las indicaciones para responder pastoralmente a las exigencias, en muchos casos, urgentes, presentes en el documento. También señaló la proximidad del evento a la Conferencia sobre el Clima en París y a la apertura del Jubileo de la Misericordia, que brindará la oportunidad de reflexionar sobre el amor hacia los demás y hacia la obra del Señor. Además, este año el Pontificio Consejo celebra sus 30 años de existencia y el 20 aniversario de la publicación de la encíclica de san Juan Pablo II Evangelium Vitae.

El profundo vínculo del mundo de la enfermedad con la Madre de Jesús, evidenciado por la celebración de la Jornada del Enfermo el 11 de febrero, memoria litúrgica de Nuestra Señora de Lourdes, inspira además el tema de esa Jornada en 2016 que se celebrará en Nazaret y cuyo tema es «Confiar en Jesús como María:» Haced lo que él os diga», informó el prelado.

Volviendo a la XXX Conferencia Internacional el Presidente del Pontificio Consejo para la Salud, señaló que contará con la participación de 500 personas procedentes de cerca de 60 países de los cinco continentes: Angola, Argentina, Australia, Bangladesh, Bélgica, Benin, Bolivia, Botswana, Brasil, Burkina Faso, Burundi, Camerún, Canadá, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Croacia,, Eritrea, Estados Unidos, Filipinas, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Haití, India, Irlanda, Israel, Italia, Kenia, Líbano, Malta, México, Nigeria, Papua Nueva Guinea, Polonia, Portugal, Mónaco, Reino Unido, República del Congo, República Democrática del Congo, República Dominicana,Rumania, San Marino, Singapur, Eslovaquia, Eslovenia, España, Sudáfrica, Suiza, Taiwán, Tailandia, Togo, Ucrania, Uruguay, Zimbabwe. Por otra parte el evento contará con la aportación entre otros de teólogos, eruditos bíblicos, médicos, científicos, diplomáticos y juristas de prestigio internacional.

Los trabajos se abrirán el 19 con la misa celebrada en el altar de la Cátedra de San Pedro presidida por el cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, presidente del Pontificio Consejo Justicia y la Paz y esa misma mañana el Papa Francisco recibirá en audiencia a todos los participantes.

Mons. Jean-Marie Mate Musivi Mupendawatu habló de que la Conferencia, partiendo de la encíclica «Laudato Si’, tratará de cambio climático y defensa de la biodiversidad, de contaminación informativa y tecnológica, de experimentación con animales y OGM, de estrés ambiental y medicina del trabajo, de enfermedades relacionadas con el cambio climático y de la legislación internacional en materia ambiental.

»Se prestará especial atención -subrayó- al tema de los desafíos que las cumbres mundiales enfrentan hoy en día: el derecho de acceso al agua potable y limpia, que muchos todavía ven negado; los problemas de salud en las zonas urbanas y en particular de los que caracterizan a las periferias de las ciudades» y recordó que los proyectos de desarrollo y las iniciativas empresariales, en particular en los países pobres implican un impacto en el medio ambiente que a menudo puede pasarse por alto o subestimarse. »Por tanto, es urgente asegurar que los planes de desarrollo sean respetuosos de la vida y del medio ambiente y, de ahí, alejados de las metas devastadores de la mera ganancia».

»Por último -añadió- será oportuna una reflexión sobre las raíces antropológicas de la crisis ecológica en vista de una deseada conversión ecológica, que parta de una sensibilidad más aguda acerca de las responsabilidades de cada uno para estimular un cambio que apunte a la renovada armonía entre la persona y el medio ambiente».

Por su parte la doctora Corra informó de que un reciente comunicado de la Organización Mundial de la Salud indica que pocos riesgos afectan tanto a la salud como la contaminación del aire, por sí sola el riesgo ambiental más grave. Es responsable de una de cada ocho muertes y la causa de más del 80% de la mortalidad en países con medianos y bajos ingresos. Preocupan de manera especial los efectos en la fertilidad y sobre el neuro-desarrollo, que se expresan como problemas de conducta, de las funciones intelectuales y del deterioro del coeficiente intelectual.


Ciudad del Vaticano, 17 de noviembre de 2015 (Vis).-Esta mañana, en la Oficina de Prensa de la Santa Sede, ha tenido lugar la presentación de la XXX Conferencia Internacional organizada por el Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud sobre el tema «La cultura de la Salus y de la acogida al servicio del hombre y del planeta» ( Vaticano 19 – 21 de noviembre).
Han intervenido el arzobispo Zygmunt Zimowski, Presidente del Pontificio Consejo para los Agentes Sanitarios (para la Pastoral de la Salud); Mons. Jean-Marie Mate Musivi Mupendawatu, Secretario de ese Pontificio Consejo; el Rev.do P. Augusto Chendi, MI, Subsecretario del mismo dicasterio, el doctor Antonio María Pasciuto, Presidente de la Asociación Italiana Medicina Ambiente y Salud y la doctora Lilian Corra, Presidenta de la «Asociación Argentina de Médicos por el Medio Ambiente».
En su intervención el arzobispo Zimowski explicó que la Conferencia se inspira en la encíclica Laudato si’, del Papa Francisco y se propone individuar los métodos y las indicaciones para responder pastoralmente a las exigencias, en muchos casos, urgentes, presentes en el documento. También señaló la proximidad del evento a la Conferencia sobre el Clima en París y a la apertura del Jubileo de la Misericordia, que brindará la oportunidad de reflexionar sobre el amor hacia los demás y hacia la obra del Señor. Además, este año el Pontificio Consejo celebra sus 30 años de existencia y el 20 aniversario de la publicación de la encíclica de san Juan Pablo II Evangelium Vitae.
El profundo vínculo del mundo de la enfermedad con la Madre de Jesús, evidenciado por la celebración de la Jornada del Enfermo el 11 de febrero, memoria litúrgica de Nuestra Señora de Lourdes, inspira además el tema de esa Jornada en 2016 que se celebrará en Nazaret y cuyo tema es «Confiar en Jesús como María:» Haced lo que él os diga», informó el prelado.
Volviendo a la XXX Conferencia Internacional el Presidente del Pontificio Consejo para la Salud, señaló que contará con la participación de 500 personas procedentes de cerca de 60 países de los cinco continentes: Angola, Argentina, Australia, Bangladesh, Bélgica, Benin, Bolivia, Botswana, Brasil, Burkina Faso, Burundi, Camerún, Canadá, Colombia, Corea del Sur, Costa de Marfil, Croacia,, Eritrea, Estados Unidos, Filipinas, Francia, Georgia, Ghana, Grecia, Haití, India, Irlanda, Israel, Italia, Kenia, Líbano, Malta, México, Nigeria, Papua Nueva Guinea, Polonia, Portugal, Mónaco, Reino Unido, República del Congo, República Democrática del Congo, República Dominicana,Rumania, San Marino, Singapur, Eslovaquia, Eslovenia, España, Sudáfrica, Suiza, Taiwán, Tailandia, Togo, Ucrania, Uruguay, Zimbabwe. Por otra parte el evento contará con la aportación entre otros de teólogos, eruditos bíblicos, médicos, científicos, diplomáticos y juristas de prestigio internacional.
Los trabajos se abrirán el 19 con la misa celebrada en el altar de la Cátedra de San Pedro presidida por el cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, presidente del Pontificio Consejo Justicia y la Paz y esa misma mañana el Papa Francisco recibirá en audiencia a todos los participantes.
Mons. Jean-Marie Mate Musivi Mupendawatu habló de que la Conferencia, partiendo de la encíclica «Laudato Si’, tratará de cambio climático y defensa de la biodiversidad, de contaminación informativa y tecnológica, de experimentación con animales y OGM, de estrés ambiental y medicina del trabajo, de enfermedades relacionadas con el cambio climático y de la legislación internacional en materia ambiental.
»Se prestará especial atención -subrayó- al tema de los desafíos que las cumbres mundiales enfrentan hoy en día: el derecho de acceso al agua potable y limpia, que muchos todavía ven negado; los problemas de salud en las zonas urbanas y en particular de los que caracterizan a las periferias de las ciudades» y recordó que los proyectos de desarrollo y las iniciativas empresariales, en particular en los países pobres implican un impacto en el medio ambiente que a menudo puede pasarse por alto o subestimarse. »Por tanto, es urgente asegurar que los planes de desarrollo sean respetuosos de la vida y del medio ambiente y, de ahí, alejados de las metas devastadores de la mera ganancia».
»Por último -añadió- será oportuna una reflexión sobre las raíces antropológicas de la crisis ecológica en vista de una deseada conversión ecológica, que parta de una sensibilidad más aguda acerca de las responsabilidades de cada uno para estimular un cambio que apunte a la renovada armonía entre la persona y el medio ambiente».
Por su parte la doctora Corra informó de que un reciente comunicado de la Organización Mundial de la Salud indica que pocos riesgos afectan tanto a la salud como la contaminación del aire, por sí sola el riesgo ambiental más grave. Es responsable de una de cada ocho muertes y la causa de más del 80% de la mortalidad en países con medianos y bajos ingresos. Preocupan de manera especial los efectos en la fertilidad y sobre el neuro-desarrollo, que se expresan como problemas de conducta, de las funciones intelectuales y del deterioro del coeficiente intelectual.