Ciudad del Vaticano, 27 diciembre 2015 (VIS).- Después de rezar el Ángelus, el Papa Francisco dedicó unas palabras a los »numerosos migrantes cubanos que se encuentran en dificultad en Centroamérica, muchos de los cuales -dijo- son víctimas del tráfico de seres humanos. Invito a los Países de la Región a renovar con generosidad todos los esfuerzos necesarios para encontrar una tempestiva solución a este drama humanitario».

Asimismo el Pontífice saludó a todas las familias presentes en la plaza, a quienes agradeció su testimonio, y a los peregrinos llegados de diversas partes del mundo. A todos les dio las gracias por sus augurios y sus oraciones.