Tratar bien al personal

Decía un conocido músico de los años 70 que la vida es lo que te pasa cuando estás haciendo otros planes. Esto es, mejor es tratar bien a todos, porque nunca se sabe cómo puedes acabar las cosas.
Un encargado de reparaciones y jardinero de la Escuela (EFA C.J., Tarragona) había recibido un trato excelente por parte de los directivos y personal docente y no docente. Este punto es especialmente gratificante, pues el hombre pasaba por un momento difícil: y es que los cinco primeros años de un trabajador inmigrante son tremendos, pues debe dejar a su familia en un lejano país y enfrentarse a incertidumbres y obstáculos sin límite. Un día le llegó una llamada que le apremiaba a volver a su país urgentemente, por un asunto familiar grave. La directiva le dio el finiquito con la promesa de devolverle el trabajo y la antigüedad en caso de que pudiera volver. Al cabo de un año regresó a la escuela, con el mismo aire humilde de siempre. Habló con el director: – siempre he notado en ustedes no sólo corrección profesional, sino cariño. Cuando volví a Sudamérica me esperaba el nombramiento como heredero de una gran fortuna. Y ahora me gustaría corresponder a la calidad de su trato. Dígame: ¿Qué necesitan en la Escuela? A día de hoy, cerca de dos años después, se concluye las obras de un moderno edificio de aulas, completamente costeado, en agradecimiento, por el antiguo jardinero del colegio.