Refranes, expresiones sabias de cultura

¿Quien es tu hermano?, tu vecino mas cercano.
¿Tienes
ganas de morir? Cena cordero asado y échate a dormir.
A buen hambre, no hay
pan duro.
A caballo regalado, no se le miran los dientes.
A cada pajarillo
le gusta su nidillo.
A cualquier dolor, paciencia es lo mejor.
A Dios
rogando y con el mazo dando.
A donde las dan, las toman.
A grandes males, grandes remedios.
A la cama no te irás sin saber
una cosa más.
A las diez, en la cama estés; mejor antes que después.
A la
larga… todo se arregla.
A largos días,
largos trabajos.
Al
hombre de dos caras, rayo que lo parta.
Barriga llena, no cree en hambre
ajena.
Beber por lo ancho y dar de beber por lo estrecho.
Bien ama quien nunca
olvida.
Bien haya quien a los suyos se parece.
Bien sabe el asno en qué
casa rebuzna.
Buenas
costumbre y dineros, hacen de los hijos caballeros.
Buenas acciones valen más que buenas razones.
Buenos y malos martes, los hay en todas partes.
Burro que gran
hambre siente, a todo le mete el diente.
Bromas pesadas, ni para viejas ni para casadas.

REFRANES:

Como su propio nombre indica, en
este apartado pretendemos incluir, una selección de refranes, acertijos,
trabalenguas, frases hechas, modismos, palíndromos y cualquier otro que en el
futuro queramos añadir por ser de interés.

¡Oh suerte injusta! Al rico se le muere la mujer y al
pobre la burra.
¡Que linda mata de romero! y era un cardo borriquero.
¡Que
tres, si fueran cuatro, para pies de un banco!.
¿Que parió la burra? Lo que
la echó el asno.
A embestida de
hombre fiero, pies para que los quiero.
A falta de caballos, que troten los
asnos.
A falta de manos, buenos son pies.
A falta de pan, buenas son
tortas.
A la gallina y a la mujer, le sobran nidos donde poner.
A la vejez, cuernos de pez.
Beber y comer,
son cosas que hay que hacer.
Bicho malo, nunca muere.
Bien se disculpa el picar, por el gusto de rascar.

Borregos al anochecer, charcos al amanecer.
Boticario sin botica, nada
significa.
Buen alimento, mejor pensamiento.
Buen amigo es el gato cuando
no araña.
Buen porte y buenos modales, abren puertas principales.
Buena es
la justicia si no la doblara la malicia.
Buena fama merece quien por su
patria muere.
Buenas judías la Mancha
las cría.
Bueno y barato, no caben en un zapato.
Bueno, si breve, bueno
dos veces.
Buey harto no
es comedor.
Buscar aguja en un pajar, es
naufragar.
Caballo de regalo, tenlo por bueno aunque sea malo.
Caballo
que alcanza, pasar quiere.
Caballo que vuela, no necesita espuela.

Caballo sin espuela, barco sin remos ni vela.
Caballo viejo no aprende
trote nuevo.
Cabeza casposa, poco piojosa.
Cabeza grande, y gran cabeza,
son dos cosas muy diversas.
Cabra coja no tenga fiesta.
Cabra manca, a
otra daña.
Cabra que tira al monte, no hay cabrero que la guarde.
Cabras
y cabritos, a todos nos traen fritos.
Cabrito ganso y lechón, de la mano al
asador.
Cacarear y no poner huevos, cada día lo vemos.
Cacarear y no
poner, bueno no es.
Cada cual echa sus cuentas, unas veces va errado y otras
acierta.
Cada cual hable en aquello que sabe, y en lo demás se calle.

Cada cual se cuelga lo que mata.
Cada chupetón de teta es un arrugón de
jeta.
Cada día un grano pon, y harás un montón.
Cada loco con su tema y
cada lobo por su senda.
Cada maestrillo tiene su librillo.
Cada medalla
tiene dos caras.
Cada perro se lame su pija.
Cada siete años se muda la
condición, la costumbre y complexión.
Cada uno canta como quiere.
Cada
uno dice quién es.
Cada uno es maestro en su oficio.
Cada uno muere de su
vicio.
Caída, casamiento y catarro, tres ces que mandan al viejo a mascar
barro.
Calenturas otoñales, o muy largas o mortales.
Camisa y toca negra,
no sacan ánima de pena.
Caracoles y hombres de pocos arrestos, mueren donde
nacieron.
Cartas de ausentes, cédulas son de vida.
Cartas de ausentes,
cédulas son de vida.
Casa sin gobierno, semejanza del infierno.
Casa sin
gobierno, semejanza del infierno.
Casado a los cincuenta, no llegarás a los
sesenta.
Casado a los cincuenta, no llegarás a los sesenta.
Cenas, soles y
Madalenas, tienen las sepulturas llenas.
Cenas, y penas, y Madalenas, y
soles, matan a los hombres.
Cenó carnero y amaneció muerto.
Clérigos y
cuervos, huélganse con los muertos.
Cochino matado, invierno solucionado.

Como te curas, duras.
Conejo viejo mudado de caño, no dura un año.

Consejos ciertos, los que a los vivos dan los muertos.
Consejos y
muertos, se sabe su valor cuando pasó su tiempo.
Cree el ladrón, que todos
son de su condición.
Cría cuervos, y te sacarán los ojos.
Cruz en el
pecho, pero diablos en hechos.
Cuando de los cincuenta pases, no te cases.

Cuando el Diablo envejeció, a santero se metió.
Cuando el Diablo nada
tiene que hacer, mata moscas con el rabo.
Cuando el viejo no bebe, cerca
está de la muerte.
Cura y médico de aldea, por ellos vengan lo que desean.

Date a placer, Miguelejo; morirás de viejo.
De abrigado a nadie vi
morir, de desabrigado sí.
De aquí a cien años, todos seremos calvos.
De
ausente a muerto, no va un dedo.
De cenas y penas están las sepulturas
llenas.
De cintura para arriba todos santos, y de cintura para abajo todos
diablos.
De copiosas cenas están muchas sepulturas llenas; pero de no cenar,
muchas más.
De descansar, nadie murió jamás.
De dolor, nadie murió.

De esperanzas vive el hombre, pero muere de desilusiones.
De grandes
cenas, están las sepulturas llenas.
De la abeja y de la vaca, en abril muere
la flaca.
De las angustias, la muerte; de las fieras, las mujeres.
De
los hijos, el que muere es el más querido.
De mala sangre, malas morcillas.

De mí y de todos te burlarás, pero de Dios no escaparás.
De morir hay
mil modos; de nacer uno solo.
De quie se ausentó hacemos cuenta de que
murió.
Deja a la gente que está muriendo y acude a la que está pariendo.

Del avaro un solo bien se espera: que se muera.
Del harto al ayuno, no
hay duelo ninguno.
Del médico y del enterrados, cuanto más lejos mejor.

Delante hago acato, y por detrás al rey mato.
Deseando bienes y
aguantando males, pasan la vida los mortales.
Desengaños y sinsabores matan
a los mejores.
Detrás de la Cruz está el Diablo.
Diablo te hiciste
porque padre no tuviste.
Dicen que es malo llegar a viejo, pero peor es no
llegar a eso.
Dichosos aquellos cuyos errores cubre la tierra.
Dios da
la harina y el Diablo la maquila.
Donde esperáis la suerte, viene la muerte.

Donde muera una ilusión, siempre nace una esperanza.
Donde no está el
dueño, está el duelo.
Donde no hay boticarios ni médicos, los hombres se
mueren de viejos.
Donde no hay mujer, hay que buscarla, y donde la hay,
matarla.
Dos hijas y una madre, tres diablos para un padre.
Dos testigos
matan a un hombre.
Duelos me hicieron negra, que yo blanca era.
El amor
es tan fuerte como la muerte.
El buey manso mató al amo.
El comer mató a
muchos, el hambre casi a ninguno.
El cura de la aldea, por él venga lo que
desea: que mucha gente se muera.
El cura, cuando muere un rico, mata un buen
cochino.
El día que te cases salen tus faltas y el día que te mueras, tus
alabanzas.
El Diablo no se harta de romper suelas.
El diecisiete de
enero piden por sus aniales desde el pastor al yuntero.
El hambre mató a
pocos; la hartura a muchos.
El hombre es fuego, la mujer estopa; viene el
Diablo y sopla.
El hombre muere, pero su obra vive y permanece.
El joven
puede morir, pero el viejo no puede vivir.
El joven se hincha para vivir y
el viejo para morir.
El juego y la muerte, en no distinguir categorías se
parecen.
El llanto sobre el difunto.
El más fuerte teme a la muerte.

En abril, aguas mil.
En apurada situación, haz de tripas corazón.
En
boca cerrada no entran moscas.
En boca del mentiroso, lo cierto se hace
dudoso.
En cabeza chica caben grandes ideas.
En camino largo, corto el
paso.
En casa del herrero, cuchillo de palo.
En casa del jabonero, el que
no cae resbala.
En casa del ladrón, te roban hasta la respiración.
En
casa del músico, todos saben cantar.
En el país de los ciegos, el tuerto es
el rey.
En el peligro se conoce al amigo.
En este mundo traidor, al mejor
tratan peor.
En la casa que hay un viejo, no faltará un buen consejo.
En
larga jornada, la leve carga es pesada.
Febrero el corto, el peor de
todos.
Febrero, el mes de los gatos, cayeron en la cuenta y toman todo el
año.
Febrero, rato malo y rato bueno. Febrero, siete capas y un
sombrero.
Fía poco y en muy pocos.
Fía poco, del que tiene horror al
mosto.
Fiado has? ¡Tú pagarás!.
Fiado y bien pagado, no disminuye
estado.
Fiado? Mal recado.
Fiambre y fiado, saben bien, pero hacen
daño.
Fianza y tutela, véalas yo en casa ajena.
Gallina que canta, de
poner viene.
Gallo que no canta, algo tiene en la garganta.
Gana ahora
que eres nuevo, para que puedas gastar de viejo.
Gato con guantes, no caza,
pero amenaza.
Gato enfadado, araña hasta con el rabo.
Gato escaldado, del
agua fría huye.
Gato gordo, honra su casa.
Gato meador, llena la casa de
hedor.
Gozarse en el mal ajeno, no es de hombre bueno.
Gran tormenta mucho
espanta, pero pronto pasa.
Gástalo en la cocina y no en medicina.
Hombre
anciano, juicio sano.Hombre bondadoso, nunca envidioso.
Hombre de buen trato,
a todos es grato.
Hombre de espíritu enclenque, donde nace allí
muere.
Hombre difamado, peor que ahorcado.
Hombre dormido, ni del todo
muerto ni del todo vivo.
Hombre mezquino, no pida ayuda a su
vecino.
Hombre osado, es afortunado.
Hombre prevenido vale por
dos.
Hombre refranero, sin cuartos o sin dinero.
Hombre sabio, de sayas no
hace caso.
Hombre valiente no muere de viejo.
Hombre viejo no necesita
consejo.
Honra la cabeza cana, y honrado serás mañana.
Hoy no se fía,
mañana sí.
Huerta sin agua, y mujer sin amor, no sé qué será
peor.
Humildad y paciencia, ambas van por una senda.
Humo y mala cara,
sacan a la gente de casa.
Huyendo de la sartén dio en las brasas el
pez.
Idos y muertos es lo mesmo.
Idos y muertos, olvidados
presto.
Ignorante y burro todo es uno.
Ignorar para preguntar, y
preguntar para saber, eso es aprender.
Infierno y gloria, dos nombres en
discordia.
Invierno bueno pasarás si cerdo, grande o chico, matarás.

Invierno frío, verano caluroso.
Ir a por lana, y salir trasquilado.

Ir contra la corriente, casi nunca es conveniente.
Ir de mal en peor, no
hay cosa peor.
Ir en borrico, a todos nos gusta un poquito.
Ir por lana
y volver trasquilado.
Ira de hermanos, ira de diablos.
Iráse lo amado y
quedará lo descolorado.
Iráse lo apetecido y, quedará lo
aborrecido.
Jamás digas: nunca jamás.
Jamón y vino añejo estiran el
pellejo.
Jornada emprendida, medio concluida.
Jorobas y manías no las
curan los médicos.
Juan Palomo: yo me lo guiso y yo me lo como.
Juego de
manos, juego de villanos.
Juez que dudando condena, merece pena.
Jugar y
perder, bien puede suceder.
Jugar, y nunca perder, no puede ser.
Juicios
tengas, y los ganes.
Junta de pájaros, agua segura.
Junta lo malo con lo
bueno, y malo se volverá todo ello.
Justicia es agravio cuando no la aplica
el sabio.
La abeja de todas las flores se aprovecha.
La abeja y la oveja,
en abril dejan la pelleja.
La alegría alarga la vida; las penas la menguan.

La alegría en el alma sana se cría.
La ausencia y la muerte mucho se
parecen.
La avaricia rompe el saco
La belleza y la verdad, las dos caras
de la realidad.
La bolsa del miserable, viene el diablo y la abre.
La
buena hilandera, en invierno acaba la tela.
La buena suerte se pasa, y el
saber se queda en casa.
La buena suerte, durmiendo al hombre le viene.

La cabra siempre tira al monte.
La cama come.
La cara es el espejo
del alma.
La carga cansa, la sobrecarga mata.
La caridad bien ordenada
empieza por uno mismo.
La carne en calceta que la coma quien la meta.
La
casa que al amanecer no está abierta, es una colmena muerta.
La casa
quemada, acudir con el agua.
La casa ya labrada, la viña ya plantada y la
suegra ya enterrada.
La compañía del ahorcado: ir con él y dejarle colgado.

La confianza mata al hombre.
La costumbre hace ley
La culpa del asno
echarla a la albarda.
La dama de doce años que no tiene novio, pele la pava
con el demonio.
La dicha de la fea, la hermosa la desea.
La envidia
sigue a los vivos, y a los muertos el olvido.
La envidia y las fiebres matan
al que las padece.
La envidia, dice el autor, es martillo destructor.
La
esperanza es lo último que se pierde.
La experiencia no se fía de la
apariencia.
La falta del amigo hase de conocer, no aborrecer.
La fortuna
es ciega y no sabe con quién juega.
La fortuna es un montoncillo de arena:
un viento la trae y otro se la lleva.
La gotera cava la piedra. La habilidad
del artífice se conoce en su obra.
La habilidad del barbero consiste en
dejar patilla donde no hay pelo.
La iglesia a diez pasos y a doscientos la
taberna, más cerca está la taberna que la iglesia.
La ignorancia es la madre
de todos los vicios.
La justicia cojea, pero llega.
La justicia no
corre, pero atrapa.
La justicia y la muerte igualan a todos los vivientes.

La larga experiencia, más que los libros enseña.
La lengua, aunque no
tiene huesos los quiebra.
La letra con sangre entra.
La letra mata, su
sentido sana.
La llaga del amor, ¿quien la hace sanar?.
La lluvia por
San Lorenzo estropea los higos.
La madera de tu casa, en enero sea cortada.

La madre no comió carne; el padre no bebió vino; y salió sietemesino.
La
madre y la hija, por dar y tomar son amigas.
La mala cama hace la noche
larga.
La mala fama vuela como el ave y rueda como la moneda, y la buena, en
casa se queda.
La mala hierba, presto crece.
La malicia de los unos nace
de la estupidez de los otros.
La malicia, hace sucias las cosas limpias.

La mancha de la morita, con otra verde se quita.
La manzana podrida
pierde a su compañía.
La mar que se parte, arroyos se hace.
La menta, el
amor aumenta.
La mentira y la torta, debe ser gorda.
La mentira y la
verdad no pueden vivir en paz.
La mesa pobre es madre de la salud rica.

La miel no se hizo para la boca del asno.
La misa, dígala el cura.

La mucha tristeza es muerte lenta.
La mucha tristeza sueño acarrea.

La muerte es tan cierta como la vida incierta.
La muerte nos iguala a
todos.
La muerte, al pobre no se atreve.
La mujer compuesta quita el
marido de otra puerta.
La mujer con su marido, en el campo tiene abrigo.

La mujer gentil, de un pedo apaga el candil.
La mujer hilando, y el
hombre, cavando.
La mujer honrada, la pierna quebrada y en casa.
La
mujer lo hace, y el marido no lo sabe.
La mujer y el Diablo siempre tienen
que hacer algo.
La mujer y la ensalada, sin aliñar no valen nada.
La
mujer y la manzana han de ser asturianas.
La mujer y la sardina ha de ser
pequeñina.
La mujer, el huerto y el molino, requieren uso continuo.
La
necesidad tiene cara de perro.
La noche es capa de pecadores.
La noche
para pensar, el día para obrar.
La noticia mala llega volando, y la buena,
cojeando.
La novedad de hoy es lo antiguo de mañana.
La nuez llena,
menos que la vana suena.
La obra alaba el maestro.
La obra bien hecha, a
su autor recomienda.
La ocasión asirla por el guedejón.
La ocasión de
pecar se debe siempre apartar y quitar.
La ocasión hace al ladrón.
La
ocasión la pintan calva.
La ociosidad es la madre de todos los vicios.

La ociosidad es madre de todos los vicios.
La
oración de Zumaque: para trabajar no te mates.
La oveja y la aveja, por
abril sueltan la pelleja.
La paciencia es buena ciencia. La paciencia es la
madre de la ciencia.
La palabra es plata y el silencio es oro.
La pereza
es la madre de la pobreza.
La pintura y la pelea desde lejos me la otea.

La pisada del amo, el mejor abono.
La práctica vale más que la
gramática.
La primera mujer, escoba, y la segunda, señora.
La que quiera
azul celeste, que le cueste.
La ropa sucia se debe lavar en casa.
La
sangre del pobre el rico se la come.
La sardina y el huevo a dedo. La suerte
de la fea, la bella la desea.
La trasquila, buena o mala, a los cuatro días
iguala.
La tristeza siempre volará sobre tu cabeza, mas nunca dejes que haga
un nido.
La unión hace fuerza.
La uva no es uva, hasta que está madura.

La variedad place a la voluntad.
La vecindad es fuente de amistad.

La verdad a medias es mentira verdadera.
La verdad, como el aceite,
queda encima siempre.
La vergüenza, cuando sale ya no entra.
La víbora y
la mujer tienen la ponzoña en la boca.
La vida es una barca, dijo Calderón
de la Mierda.
La vieja escarmentada, pasa el río arremangada.
La viuda
rica, con un ojo llora y con otro repica.
La voz del culo no tiene remedio
ni disimulo.
La voz que el culo emite, no hay arrastre de sillas que la
imite.
La yucas sólo producen bajo la tierra.
La zagala y el garzón,
para en uno son.
La zamarra mala, hacia mí la lana, y la buena, carnaza
afuera.
La zamarra y vileza, al que se la aveza.
La zarza da el fruto
espinando y el ruín llorando.
La zorra mudará los dientes, mas no las
mentes.
La zorra no se anda a grillos.
La zorra se conoce por la cola.

La zorra suele predicarle a las gallinas: Hermanas mías…
La zorra va
por el mijo y no come; mas dale con el rabo y sacude el grano.
La zorra
vieja vuélvese bermeja.
Labrador lunero, pierde el fruto y pierde el tiempo.

Lágrimas con pan, pronto se secarán.
Lágrimas de viuda, poco duran.

Lamiendo culos, a la cumbre subieron muchos.
Las armas, el Diablo las
carga.
Las berzas de enero, espurren el puchero.
Las cañas se vuelven
lanzas.
Las cerezas con rabo, y si no en el árbol.

Las cosas de palacio, van despacio.
Las cuentas claras y el chocolate
espeso
Las desgracias no vienen solas. Las firmes amistades se hacen en las
mocedades.
Las frutas por la mañana son oro, al mediodía plata y por la
noche matan.
Las llaves en la cinta y el perro en la cocina.
Las manos
en la rueca, y los ojos en la puerta.
Las migas de pan a las dos vueltas ya
están, las del pastor cuando más vueltas mejor.
Las obras, con las sobras.

Las palabras se las lleva el viento Las paredes oyen Las paredes oyen.

Las penas no matan de un hachazo, sino poco a poco van matando.
Las
penas no matan, pero rematan.
Las penas, con un cuchillo de palo degüellan.

Las penas, o acaban, o se acaban.
Las tres ces que matan a los viejos:
caída, cólico o cursos.
Las verdades de Perogrullo, que a la mano cerrada
llamaba puño.
Las verdades de Perogrullo, quien a la mano cerrada llamaba
puño.
Las zorras de mi lugar son como las de los demás.
Le metieron gato
por liebre.
Lee antes de firmar y cuenta antes de guardar.
Lengua de mal
amigo, más afilada que un cuchillo.
Lengua malvada corta más que espada.

Levantar la liebre para que otro la mate es disparate.
Levántate con el
cordero y acuéstate con la calandria, y vivirás vida larga.
Ley puesta,
trampa hecha.
Libro cuya lectura no te mejore, quizá te empeore.
Lo
ajeno, más que lo propio, parece bueno.
Lo bien aprendido, para siempre es
sabido.
Lo bien hecho bien parece, y estaban ahorcando a su marido en la
plaza.
Lo bueno si es breve, dos veces bueno.
Lo hermoso, a todos da
gozo.
Lo imposible, en vano se pide.
Lo mal adquirido, se va como ha
venido.
Lo mal ganado, ello y su dueño se lo lleva el Diablo.
Lo mejor
de los dados es no jugarlos.
Lo mejor es enemigo de lo bueno.
Lo mío,
mío; y lo tuyo, de entrambos.
Lo peor de la cazuela, es guisarla y no
comerla.
Lo poco agrada, y lo mucho enfada.
Lo poco es poco, pero nada
es menos.
Lo que abunda no daña.
Lo que bien se aprende, jamás se
olvida.
Lo que con el ojo veo, con el dedo señalo.
Lo que con tus padres
hagas, con tus hijos lo pagas.
Lo que cuesta poco se estima en menos.
Lo
que de noche se hace a la mañana parece.
Lo que el Diablo no puede hacer
hácelo la mujer.
Lo que en la leche se mama, en la mortaja se derrama.

Lo que en los libros no está, la vida te enseñará.
Lo que han de comer
los gusanos, que lo disfruten los cristianos.
Lo que has de dar al rato,
dáselo al gato.
Lo que hoy es, mañana no es.
Lo que hoy parece, mañana
perece.
Lo que la mujer no logra hablando, lo logra llorando.
Lo que la
sardina requiere es pica y bebe.
Lo que más se quiere, presto se pierde.

Lo que me debe Juan no me lo puede pagar; pero si se muriera, menos pudiera.

Lo que mucho se usa, poco dura.
Lo que mucho vale, mucho cuesta.
Lo
que nada nos cuesta, volvámoslo fiesta.
Lo que no acaece en un año, acaece
en un rato.
Lo que no has de comer, déjalo cocer.
Lo que no mata,
engorda.
Lo que no ocurre en un año, ocurre en un rato.
Lo que no
quieras para ti, no lo quieras para nadie.
Lo que no se empieza no se acaba.

Lo que no se hace en un año, se hace en un rato.
Lo que por agua viene,
por agua se va.
Lo que remedio no tiene, olvidarlo es lo que se debe.
Lo
que se aprende en la cuna siempre dura.
Lo que se consigue en la niñez,
crece y agrada después.
Lo que se han de comer los gusanos, que lo disfruten
los cristiano.
Lo que uno no quiere, el otro lo desea.
Loca es la oveja
que al lobo se confiesa.
Los amigos se conocen en las ocasiones.
Los
amores se van, los dolores se quedan.
Los años son escobas que nos van
barriendo hacia la fosa.
Los buenos se van y los malos se están.
Los
días que pasan de enero, pierde ajos el ajero.
Los difuntos, todos juntos.

Los duelos con pan son menos Los duelos, con pan son buenos.
Los falsos
amigos y las deudas, siempre llegan sonriendo.
Los fallos del médico, la
tierra tapa.
Los frailes comienzan por donde los otros acaban y cesan.

Los frailes en jubón, hombres son.
Los hijos del oidor que murió están
más muertos que el oidor.
Los langostinos, en el mar estaban y ya pedían
vino.
Los lunes ni las gallinas ponen.
Los necios hacen la fiesta, y los
listos la celebran.
Los niños y los locos dicen las verdades.
Los ojos
lo curiosean, y el corazón lo desea.
Los ojos todo lo ven, y a sí mismos no
se ven.
Los pesares envenenan la sangre.
Los placeres son por onzas, y
los males por arrobas.
Luna que sale colorada, próxima ventada. Luz de la
calle, oscuridad de la casa.
Llámala puta, pero no la llames fea. Llámame
gorrión y échame trigo.
Llanto de viuda, presto se enjuga. Lleno de pasión,
vacío de razón.
Lleva con ánimo igual lo que es bien y lo que es mal.

Lleva siempre tu camino y no mires nunca el de tu vecino.
Llueve y
llueve, y yo sin agua Madeja estropeada: quién te aspó, ¿por qué no te devana?.
Maderos hay que doran, maderos hay que queman.
Maderos hay que han dicha,
maderos hay que no; de unos hacen santos, y de otros carbón. Madrastra, el
nombre le basta.
Madrastra, madre áspera.
Madrastra, ni de cera ni de
pasta.
Madre acuciosa, hija vagarosa.
Madre ardida hace hija tollida.

Madre boba tuviste si al mes no te reíste.
Madre dispuesta, hija vaga.

Madre e hija caben en una camisa; suegra y nuera no caben en la tela.

Madre hay una sola Madre holgazana saca hija cortesana.
Madre muerta,
casa deshecha.
Madre no hay más que una.
Madre no viste, padre no
tuviste, diablo te hiciste.
Madre pía, daño cría.
Madre piadosa cría
hija merdosa.
Madre vieja y camisa rota no es deshonra.
Madre, ¿qué cosa
es casar? Hija: hilar, parir y llorar.
Madruga y verás; busca y hallarás.

Madruga y verás; trabaja y habrás.
Maestre por maestre, seálo éste.

Majada forera, sestil de verano, quien aquí te puso, mal sabe de ganado.

Mal ajeno, a nadie le importa un bledo.
Mal ajeno, del pelo cuelga.

Mal ajeno, no cura mi duelo.
Mal año espero, si en febrero anda en
mangas de camisa el jornalero.
Mal año o buen año, cuatro caben en un banco.

Mal de locura, sólo la muerte lo cura.
Mal de muchos, consuelo de
tontos.
Mal empleada está la hacienda en quien no es señor de ella.
Mal
es acabarse el bien.
Mal está el ama, cuando el barbero llama.
Mal
ganado es de guardar doncellas y mozas locas y por casar.
Mal habiendo y
bien esperando, morirme he triste y no sé cuando.
Mal habiendo y mal
esperando, morirme he de triste, y no sé cuando.
Mal hace quien nada hace.

Mal haya carbón de haya.
Mal haya el amigo que lo fue del padre y no lo
es del hijo.
Mal haya el romero que dice mal de su bordón.
Mal haya el
vientre que del bien recibido no le viene miente.
Mal haya la espina que de
suyo no aguija.
Mal haya la pájara que en su nido caga.
Mal huye quien a
casa torna.
Mal juzga el arte, el que en él no tiene parte.
Mal ladra el
perro, cuando ladra de miedo.
Mal me huele, quien mucho huele.
Mal me
quieren mis comadres, porque digo las verdades.
Mal piensa el que piensa que
otro no piensa.
Mal por mal, mejor está mi Pascual.
Mal se cuece olla
que no se remece.
Mal se hospeda quien llega tarde a la venta.
Mal te
quiere quien siempre te alaba y nunca te reprende.
Mal vecino es el amor, y
do no lo hay es pero.
Mala boca, peces coma.
Mala cosa nunca muere.

Mala cuña es la de la propia madera.
Mala es la hembra, peor es la sed;
si una mata, otra también.
Mala es la llaga que con vino no sana.
Mala
es la llaga que el romero no la sana.
Mala es llaga que con vino no sana.

Mala hierba nunca muere.
Mala hierba nunca muere.
Mala noche y parir
hija.
Mala olla y buen testamento.
Mala señal de amor, huir y volver la
cara.
Maldición, y pulgón, y potra, y sabañón, en tal compañón.

Maldiciones de putas viejas, no comprenden mis orejas.
Maldita la pila
do pica el gallo y no la gallina.
Maldita seas, ave; la pluma, mas no la
carne.
Males comunicados, son aliviados.
Malo es el zamarro de espulgar,
y el viejo de castigar.
Malo es esperar salud en muerte ajena.
Malo por
malo, mi mujer es buena.
Malo vendrá que bueno me hará.
Malos reyes,
muchas leyes.
Mano sobre mano, como mujer de escribano.
Manos blancas no
ofenden Manos blancas no ofenden.
Manos que recibís y no dais, que esperais.

Manos que trabajan, no son manos, sino alhajas.
Marido celoso, no tiene
reposo.
Marido muerto, otro al puesto.
Marzo lluvioso y abril ventoso,
hacen de mayo florido y hermoso.
Marzo ventoso y abril lluvioso hacen a mayo
florido y hermoso.
Más alimenta el pan casero que el que vende el panadero.

Más apaga buena palabra que caldera de agua.
Más come en una semana un
gato que cien ratones en todo un año.
Más da el duro que el desnudo.
Más
discurre un hambriento que cien letrados.
Más gente va en coche al infierno
que al cielo.
Más hace el lobo callando que el perro ladrando.
Más hace
el que quiere que no el que puede.
Más mal hay en la aldehuela del que
suena.
Más matan cenas que guerras.
Más matan faldas que balas.
Más
mató la cena, que sano Avicena.
Más mueren de ahítos que de aflitos.
Más
mueren de hartos que de faltos.
Mas presto se coge al mentiroso que al cojo.

Mas pronto cae un hablador… si es cojo.
Más puede Dios que el diablo.

Más sabe el diablo por viejo que por diablo.
Más sabe el loco en su casa
que el cuerdo en la ajena.
Más son los amenazados que los acuchillados.

Más tiran dos tetas, que dos carretas.
Más trazas inventa en cinco
minutos una mujer, que el Diablo en un mes.
Más vale a quien Dios ayuda, que
quien mucho madruga.
Más vale algo que nada.
Más vale amigo en plaza que
dinero en casa.
Más vale año tardío que vacío.
Más vale beber que
escupir.
Más vale burro vivo que sabio muerto.
Más vale caer en gracia
que ser gracioso.
Más vale callar que con borrico hablar.
Más vale
enemigo cuerdo que amigo loco.
Más vale estar pelada que amortajada.
Más
vale estar solo que mal acompañado.
Más vale fortuna en tierra que bonanza
por la mar.
Más vale haberlo perdido, que nunca haberlo tenido.
Más vale
hasta el tobillo que hasta el colodrillo.
Más vale llegar a tiempo, que
rondar un año.
Más vale malo conocido que bueno por conocer.
Más vale
maña que fuerza.
Nada con nada, total nada.
Nadie da lo que no
tiene.
Nadie debe vivir pobre por morir rico.
Nadie diga “de esta agua no
beberé”.
Nadie extienda mas la pierna de cuanto fuere larga la sábana.

Nadie puede decir: de esta agua no beberé.
Nadie se alabe, hasta que
acabe.
Nadie se mira su moco, pero sí el que le cuelga al otro.
Nadie se
muere hasta que Dios quiere.
Nadie tan pobre murió que más pobre no nació.

Náufrago que vuelve a embarcar y viudo que reincida, castigo
piden.
Navegar contra el viento es perder el tiempo.
Necio es quien con
necios anda.
Necio o loco es el orgulloso, pues no medita en que fue lodo y
será polvo.
Negocio que no da para llegar a las diez, mal negocio es.
Ni
abril sin flores, ni juventud sin amores.
Ni adobo sin ajo, ni campanas sin
badajo, ni viuda sin majo.
Ni aun al Diablo ha de temer quien no teme a una
mujer.
Ni bebas agua que no veas, ni firmes cartas que no leas.
Ni bebas
sin ver, ni firmes sin leer.
Ni calabaza sin tapón, ni mujer sin quita y
pon.
Ni camino sin atajo ni campana sin badajo.
Ni comemos ni se muere
padre.
Ni comer sin beber, ni firmar sin leer.
Ni el libro cerrado da
sabiduría, ni el título por sí solo da maestría.
Ni en burlas ni en veras,
con tu amo no partas peras.
Ni fíes de hombre cejunto, ni tengas miedo a un
difunto.
Ni hagas cohecho ni pierdas derecho.
Ni hagas ni seas lo que en
otros afeas.
Ni hermosa que mate, ni fea que espante.
Ni higos sin vino,
ni pucheros sin tocino.
Ni huerta en sombrío, ni casa junto al río.
Ni
mesa sin pan, ni ejército sin capitán.
Ni mozo dormidor, ni gato maullador.

Ni mueras en mortandad ni juegues en Navidad.
Ni pidas a quien pidió, ni
sirvas a quien sirvió.
Ni quito ni pongo rey.
Ni sábado sin sol, ni moza
sin amor.
Ni se si halaga, ni se si amaga.
Ni tanto ni tan calvo que se
le vean los sesos.
Ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo
alumbre.
Ni todos los que estudian son letrados ni todos los que van a la
guerra soldados.
Ningún ladrón quiere ser robado.
Ninguna humana pasión
es perpetua ni durable.
Ninguno muere tan pobre que la ropa no le sobre.

Ninguno tan pobre muere que más no naciese.
Niña, no te desesperes, que
el que ha de ser para tu, ni se casa ni se muere.
No acose, que la están
peinando.
No bebas agua; que te emplazarán los bueyes.
No busques de qué
murió quien carne asada cenó.
No busques la suerte y te saldrá al paso.

No comas judías, cuando hayas de andar entre gentes de cortesía.
No
comer por haber comido, es bienvenido.
Piensa el ladrón que todos son de su
condición.
Rama larga, pronto se troncha.
Ramal y bozal, para el
animal.
Ranas que cantan, el agua cerca; si no del cielo, de la
tierra.
Ratón de campo, no lo caza el gato.
Ratoncitas y ratones, bonitos,
pero ladrones.
Ratones nos dé Dios, y gatos nos los daremos.
Ratones y
falsos amigos, huyen cuando oyen ruido.
Ratones, arriba, que no todo lo
blanco es harina.
Razón y cuenta, amistad sustenta.
Razonar para reñir, es
cosa de reír.
Real ahorrado, real ganado.
Real que guarda ciento, es buen
real.
Rebuzné una vez y por burro me quedé.
Sabe más el loco en su casa
que el cuerdo en la ajena.
Saber mucho y decir tonterías, lo vemos todos los
días.
Saber poco obliga a mucho.
Sabiduría y desengaños, aumentan con
los años.
Sacar las cosas de quicio, no se hace sin perjucio.
Sapos
cantando, buen tiempo barruntando.
Se dice el pecado, pero no el pecador.

Se olvida una buena acción, y no un buen bofetón.
Sé osado y serás
afortunado.
Si dices las verdades, pierdes las amistades.
Si el ocio te
causa tedio, el trabajo es buen remedio.
Si entre burros te ves, rebuzna
alguna vez.
Si estudiar da frutos, que estudien los árboles..
Si hay
trato, amigos pueden pueden ser el perro y el gato.
Si la vida te da la
espalda, puntéatela.
Si lo de fuera se ve, lo de dentro se adivina.
Si
miras mucho atrás, a ninguna parte llegarás.
Si no puedes lo que quieres,
quiere lo que puedes.
Si por bueno te tienes, haz lo que debes.
Si
quieres que el dinero no te falte, el primero que tengas no lo gastes.
Si
quieres que te siga el can, dale pan.
Si quieres tener buena fama, no te dé
el sol en la cama.
Si sabes que no llegarás a la meta, no te metas.
Si
tienes miedo, a nadie lo reveles.
Si tu vecino te alaba y felicita, en algo
te necesita.
Si vives alegre, rico eres.
Siembra buenas obras, y cogerás
frutos de sobra.
Siempre le dan habas al que no tiene muelas.
Sigue este
consejo para que llegues a viejo
Sin segundo, no hay primero.
Sobre
gustos, no hay nada escrito.
Sólo los necios y los tontos tiran piedras a su
propio tejado.
Soltero maduro pu.. seguro.
Soplar y sorber, no puede ser.

Sube la escalera como viejo, y llegarás como joven.
Suegras, nueras y
cuñadas, son asas de caldera mal arregladas.
Suele ser disparate levantar la
liebre para que otro la mate.
Tal el hombre debe ser, como quiera parecer.

Tan sólo debes sembrar lo que puedas abonar.
Tanto tienes, tanto
vales.
Tanto va el cántaro a la fuente, que al fin, se rompe.
Te lo digo a
ti mi nuera, entiéndelo tu mi suegra.
Ten tu arca bien cerrada, y la llave
bien guardada.
Tenemos dos ojos para ver mucho y una boca para hablar
poco.
Todo es según el cristal con que se mira.
Todos somos iguales en el
nacer y en el morir, aunque no sea en el vivir.
Trabajando por cuenta ajena,
poco se gana y mucho se pena.
Trae contigo, y comerás conmigo.
Trance
peligroso es tener por las orejas al lobo.
Tras la tempestad, viene siempre
la calma.
Tu libertad termina donde empieza la de los demás.


PALÍNDROMOS:

Frases que se leen igual desde el lado izquierdo al
derecho que en sentido contrario.

Ana lleva nenes al abad, al
reconocerla dábala Senen avellana.
Anita lava la tina.
Anita, la gorda
lagartona, no traga la droga latina.
Así Ramona va, no Marisa.
Atar al
raedor y rodear la rata.
Dábale arroz a la zorra el abad.
La ruta
natural.
La ruta nos aportó otro paso natural.
No traces en ese
cartón.
Oirás orar a Rosario.
Se van sus naves.
Somos o no
somos.
Saca tú butacas.
Sainetero: ¿lo retenías?