La educación cuesta dinero

UN ASNO ES MÁS BARATO

Aunque los hijos no son como una cuenta corriente (tanto meto, tanto tengo), pues están dotados de libertad y son muchas veces una caja de sorpresas, está comprobado que el que no se empeña en educar obtiene un burro, como mínimo.

Sigue

Un
hombre llegó donde Sócrates con su hijo, y le pidió que se encargara de
la educación del muchacho. El filósofo le dijo que le cobraría
quinientas dracmas. Al rico le pareció mucho dinero:
–– “¡Es mucho dinero! Por esa cantidad podría comprarme un asno”.
–– “Efectivamente, le aconsejo que lo compre –dijo Sócrates. Así tendrá dos”.