El Papa a los Empresarios: “Busquemos soluciones adecuadas a los desafíos globales de injusticia”



(RV).- “Los animo a continuar el trabajo que han iniciado en este Fórum y a buscar vías más creativas para transformar las instituciones y las estructuras económicas de modo que sepamos responder a las necesidades de hoy y estemos al servicio de la persona humana, especialmente de cuantos son marginados y excluidos”, lo dijo el Papa Francisco a los Empresarios participantes en el Encuentro promovido por la asociación “Time Life”, a quienes recibió en Audiencia en la Sala Clementina del Vaticano.

En su discurso, el Santo Padre resaltó el trabajo que realizaron en estos días, en los que se reunieron para tratar el tema: “El desafío del siglo 21°: crear un nuevo pacto social”. “El tiempo que pasaron juntos les ha permitido intercambiar ideas y compartir información – afirmó el Pontífice – y lo que es muy importante, dijo, es que ahora se requiere no un nuevo acuerdo social en abstracto, sino ideas concretas y una acción eficaz que irá a favor de todos e iniciará a responder a las urgentes cuestiones de nuestros días”.

Quisiera agradecerles por todo lo que están haciendo para promover la centralidad y la dignidad de la persona humana dentro de las instituciones y de los modelos económicos, señaló el Obispo de Roma, y por llamar la atención sobre el problema de los pobres y los refugiados, que muchas veces son olvidados por la sociedad. “Cuando ignoramos el grito de tantos hermanos nuestros y hermanas en muchas partes del mundo, no solo negamos sus derechos y los valores que han recibido de Dios, sino también rechazamos su sabiduría e impedimos a ellos ofrecer al mundo sus talentos, sus tradiciones y su cultura. Estos comportamientos incrementan el sufrimiento de los pobres y de los marginados, y nosotros mismos nos hacemos más pobres, no solo materialmente, sino moralmente y espiritualmente”.

El mundo de hoy, agregó el Papa Francisco, está marcado por grandes inquietudes. La desigualdad entre pueblos continúa creciendo y muchas comunidades están directamente afectadas por la guerra y la pobreza. “La gente quiere hacer sentir su propia voz y expresar las propias preocupaciones y miedos. Quiere dar su propio aporte a las comunidades locales y a la sociedad, y beneficiarse de los recursos y del desarrollo muchas veces reservado a pocos”.

Alentando a los participantes en este Encuentro, el Sucesor de Pedro dijo que a pesar de los sufrimientos y conflictos que atraviesa nuestro mundo, también estamos viviendo un momento de esperanza; porque cuando reconocemos el mal en medio de nosotros, podemos buscar sanarlo aplicando una justa cura. “Justamente su presencia hoy aquí es un signo de esta esperanza, porque demuestra que ustedes reconocen los problemas que están ante nosotros y la necesidad de actuar con decisión. Esta estrategia de renovación y esperanza necesita una conversión institucional y personal; un cambio de corazón que confiere el primado a las más profundas expresiones de nuestra común humanidad, de nuestras culturas, de nuestras convicciones religiosas y de nuestras tradiciones”.

En esta óptica de esperanza, el Santo Padre invitó a los Empresarios a buscar soluciones adecuadas a los desafíos globales de injusticia, promoviendo un sentido de responsabilidad, de tal manera que ninguno sea excluido de la participación social. “Los animo a continuar el trabajo que han iniciado en este Fórum y a buscar vías más creativas para transformar las instituciones y las estructuras económicas de modo que sepamos responder a las necesidades de hoy y estemos al servicio de la persona humana, especialmente de cuantos son marginados y excluidos”.

Finalmente, el Papa Francisco les aseguró su oración para que puedan involucrar en sus esfuerzos de cambio a aquellos que tratan de ayudar; dándoles voz, escuchando sus historias, aprendiendo de sus experiencias y comprendiendo sus necesidades. Vean en ellos, dijo el Papa, un hermano y una hermana, un hijo y una hija, un padre y una madre, ya que uno de los desafíos de hoy es ver el rostro humano de aquellos que sufren. “Les aseguro mi oración para que sus esfuerzos traigan frutos y el compromiso de la Iglesia Católica de hacerse voz de cuantos son silenciados”.

(Renato Martinez – Radio Vaticano)

(from Vatican Radio)