Esta Cuaresma es una llamada a abrirnos al otro, afirma Mons. Rodríguez Carballo



“La Palabra es un don. El otro es un don”. Es el título del Mensaje para la Cuaresma 2017 del Papa Francisco, centrado en la parábola del hombre rico y el pobre Lázaro, del Evangelio de San Lucas.

“Es un mensaje claro, sencillo que nos interpela seriamente”, afirma ante los micrófonos de Radio Vaticana, el Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica. Mons. José Rodríguez Carballo. “En el Mensaje del Santo Padre aparecen claras tres características del tiempo de Cuaresma: la primera, la Cuaresma es un camino para volver a Dios de todo corazón, para convertirnos al Señor – explica Mons. Rodríguez Carballo.   

“La Cuaresma es también definida por el Papa en su Mensaje como un tiempo para intensificar la vida del espíritu, a través de algunos medios como el ayuno, la oración y la limosna. Y a la base de todo esto está la Palabra de Dios”.

Mientras que la tercera característica del tiempo cuaresmal – agrega el Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada –  es  la de ser un “tiempo propicio para renovarnos en el encuentro con Cristo, que está vivo en su Palabra”.

La parábola a la que se refiere el Santo Padre en su Mensaje nos dice que que “el otro es un don y no podemos – subraya Mons. Rodríguez Carballo – ser insensibles al don que el Señor nos da en la persona del otro, aun si es distinto a nosotros”.

Escuchemos la entrevista de nuestro colega Alberto Goroni.

(MCM-RV)

(from Vatican Radio)