El Evangelio exige una elección clara: "No se puede servir a Dios y al dinero", dijo el Papa en el Ángelus

(RV).- “Dios no es un ser distante y anónimo:  Él es nuestro refugio, la fuente de nuestra serenidad y nuestra paz. Es la roca de nuestra salvación, a la que podemos aferrarnos con la certeza de no caer y nuestra defensa contra el mal siempre en acecho”, explicó Francisco en la reflexión previa a la oración del Ángelus el domingo 26 de febrero.

“Dios es nuestro gran amigo, el aliado, el padre, pero no siempre nos damos cuenta”, señaló el Pontífice, recordando que a menudo, preferimos apoyarnos en los bienes  inmediatos y tangibles, olvidando y a veces negando, su bien supremo, es decir, el amor paternal de Dios. “¡Sentirlo Padre, en esta época de orfandad es tan importante! Nosotros nos alejamos del amor de Dios cuando andamos en la búsqueda obsesiva de los bienes terrenales y de las riquezas del mundo, manifestando así un amor exagerado a esta realidad”, añadió.

Profundizando sobre el Evangelio dominical, el Obispo de Roma afirmó que Jesús mismo nos dice que esta búsqueda afanosa es ilusoria y motivo de la infelicidad, y que por tanto da a sus discípulos una regla de vida fundamental: “Busquen primero el Reino de Dios” (v33).

Texto y Audio completo de la reflexión del Santo Padre



Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

El Evangelio de hoy (cf. Mt 6.24 a 34) es un fuerte llamado a fiarse de Dios, no lo olviden… ¡fiarse de Dios! que cuida de los seres vivos de la creación. Él da alimento a todos los animales, cuida de los lirios y la hierba del campo (cf. vv 26-28.); su mirada benévola y solícita acompaña cotidianamente nuestras vidas. Ella pasa por el interior de nuestras preocupaciones, que amenazan con quitarnos la serenidad y el equilibrio. Pero esta ansiedad es a menudo inútil, porque no puede cambiar el curso de los acontecimientos. Jesús nos llama con insistencia a no preocuparnos por el mañana (cf. vv 25.28.31.), recordando que por encima de todo hay un Padre amoroso que nunca se olvida de sus hijos: fiarnos de él no resuelve mágicamente los problemas, pero nos permite afrontarlos con el ánimo necesario. Con valentía. Soy valiente porque me fío de mi Padre, que cuida de todo y me quiere tanto.

Dios no es un ser distante y anónimo: Él es nuestro refugio, la fuente de nuestra serenidad y nuestra paz. Es la roca de nuestra salvación, a la que podemos aferrarnos con la certeza de no caer, quien se aferra a Dios no se cae jamás, y es nuestra defensa contra el mal siempre en acecho. Dios es nuestro gran amigo, el aliado, el Padre, pero no siempre nos damos cuenta. No nos damos cuenta de que tenemos un amigo, un aliado, un Padre, que nos quiere tanto. Y preferimos apoyarnos en los bienes inmediatos, que podemos tocar…bienes tangibles, olvidando y a veces negando, su bien supremo, es decir, el amor paternal de Dios. ¡Sentirlo Padre, en esta época de orfandad es tan importante! En este mundo huérfano… ¡Sentirlo Padre! Nosotros nos alejamos del amor de Dios cuando andamos en la búsqueda obsesiva de los bienes terrenales y de las riquezas del mundo, manifestando así un amor “exagerado” a esta realidad.

Jesús nos dice que esta búsqueda afanosa es ilusoria y motivo de la infelicidad. Él da a sus discípulos una regla de vida fundamental: “Busquen primero el Reino de Dios” (v 33). Se trata de llevar a cabo el proyecto que anunció Jesús en el Sermón de la Montaña, confiando en Dios que no defrauda, -tantos amigos, tantos que nosotros creíamos amigos nos han desilusionado… Dios nunca defrauda-, trabajando como fieles administradores de los bienes que Él nos ha dado, incluso de los bienes terrenales, pero sin  “caer en la exageración” como si todo, incluso nuestra salvación dependiera sólo de nosotros.

Esta actitud evangélica requiere una elección clara, que el pasaje de hoy indica con precisión: “No se puede servir a Dios y al dinero” (v. 24). O el Señor… o los ídolos fascinantes pero ilusorios. Esta elección que estamos llamados a hacer, repercute por tanto, en todos nuestros actos, actividades y tantos compromisos. Es una  elección que hay que hacer de manera clara y renovar constantemente, porque la tentación de reducir todo al dinero y al placer presionan. ¡Hay tantas tentaciones por esto!

Mientras que honrar a estos ídolos conduce a resultados tangibles aunque fugaces, elegir a Dios y a su Reino no siempre muestra inmediatamente sus frutos. Es una decisión que se toma en la esperanza y deja a Dios la plena realización. La esperanza cristiana está ordenada al cumplimiento futuro de la promesa de Dios y no se detiene ante ninguna dificultad, ya que está fundada en la fidelidad de Dios, que nunca falla. Él es fiel, es un Padre fiel, un amigo fiel, es un aliado fiel.

Que la Virgen María nos ayude a confiar en el amor y la bondad del Padre celestial, a vivir en Él y con Él. Este es el requisito previo para superar los tormentos y las adversidades de la vida, e incluso las persecuciones, como nos lo demuestra el testimonio de tantos hermanas y hermanos nuestros.

Traducción del italiano: (Sofia Lobos- RV)

Palabras del Santo Padre después de la oración mariana del Ángelus



Queridos hermanos y hermanas,

Dirijo un cordial saludo a todos ustedes peregrinos de Roma, de Italia y de diferentes países,

Saludo a los fieles polacos de Varsovia y de otras localidades que han hecho una peregrinación mariana; y de España a aquellos de Ciudad Real y a los jóvenes de Formentera.

Saludo a los jóvenes de Cuneo, Zelarino, Mattarello y Malcesine, Fino Mornasco y Monteolimpino; a los candidatos de Cavenago d’Adda, Almenno San Salvatore y Serravalle Scrivia; a los fieles de Ferrara, Latina, Sora, Roseto de los Abruzzos, Creazzo y Rivalta sul Mincio.

Saludo al grupo que ha venido con ocasión del “Día de las enfermedades raras”, que será pasado mañana, gracias, gracias a ustedes por todo aquello que hacen, gracias y espero que los pacientes y sus familias sean apoyados adecuadamente en el difícil camino, tanto a nivel medico como legislativo.

A todos les deseo un buen domingo. Por favor, no se olviden de rezar por mí. ¡Buen almuerzo y hasta la vista!

Traducción del italiano: (Mireia Bonilla- RV)

(from Vatican Radio)