Papa: la Cuaresma invita a reconciliarnos con Dios y servir a Cristo en los más necesitados



(RV).- «Con la ayuda de María, en la Cuaresma sigamos las huellas de Cristo, para resucitar en Él con el amor de su misericordia», alentó el Papa Francisco a los peregrinos de tantas partes del mundo, que participaron en su audiencia general, del Miércoles de Ceniza, en que comienza la Cuaresma 2017:

«Les deseo a cada uno de ustedes que este encuentro, suscite una renovación espiritual, participando en las celebraciones cuaresmales y en las campañas de solidaridad que muchos organismos eclesiales promueven, en diversas partes del mundo, para testimoniar su cercanía a los hermanos necesitados.

En esta Cuaresma tratemos de seguir las huellas de Cristo concretamente, dedicándonos a los hermanos y hermanas necesitados. De este modo, nos sentimos verdaderamente parte del pueblo de Dios, con la alegría y la esperanza de hijos. Que el Espíritu Santo los acompañe en este camino cuaresmal.

Que la Cuaresma sea para nosotros un camino de alegría y de esperanza, gracias al poder del amor misericordioso del Señor y a la ayuda de la Virgen María, para que podamos resucitar en Cristo».

La Cuaresma es un camino de esperanza, fe, penitencia, liberación y victoria

Reiterando lo que dijo en su catequesis central en italiano, el Papa dio su cordial bienvenida a los peregrinos de lengua árabe, en particular a los que llegaron de Irak, Jordania y de otros países de Oriente Medio:

«La Cuaresma es un camino de esperanza: la esperanza de alcanzar la Pascua de Resurrección a través del desierto del ayuno y de la mortificación; un camino de fe, donde se experimenta la fidelidad del amor de Dios que no nos abandona nunca; un camino de penitencia, donde la salvación se realiza y se cumple a través de la respuesta libre del hombre; un camino de liberación de los ídolos del mundo, para llegar a la libertad de los hijos de Dios; un camino de victoria sobre las tentaciones, con la ayuda de la oración y de los Sacramentos. Les deseo Buena Cuaresma. ¡Que el Señor los bendiga a todos y los proteja del maligno!».

Recordemos nuestra fragilidad y la del mundo, en nombre de Cristo dejémonos reconciliar con Dios, exhortó el Papa en sus palabras a los peregrinos polacos:

«El miércoles de Ceniza nos recuerda la fragilidad de la vida del hombre y del mundo: Recuerda que eres polvo y al polvo volverás. Éste día nos exhorta a contemplar la vida a la luz de la enseñanza de Jesús: ‘Conviértete y cree en el Evangelio’ y llama a todos a la conversión. Lo hace con las palabras del Apóstol Pablo: ‘Les suplicamos en nombre de Cristo: déjense reconciliar con Dios’ (2 Cor 5, 20). Que el  signo de la ceniza y las palabras escuchadas en la liturgia de hoy estimulen nuestra reflexión cuaresmal».

Antes del rezo del Padre Nuestro y de su bendición, el Papa Francisco dirigió, como es tradicional, sus palabras de aliento y saludo a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados:

«Queridos hermanos, hoy, Miércoles de Ceniza, el Señor nos indica el camino de esperanza que debemos seguir. Que el Espíritu Santo los guie a cumplir un verdadero camino de conversión, para redescubrir el don de la Palabra de Dios, ser purificados del pecado y servir a Cristo presente en los hermanos».

(CdM – RV)

(from Vatican Radio)