Saludos del Papa al final del Regina Coeli



(RV).- Los fieles romanos y peregrinos de Italia y todo el mundo recibieron el saludo del Papa al final de la oración mariana. Luego del rezo del Regina Coeli Francisco recordó de manera especial la reciente beatificación en España del fundador la Congregación de las Hermanas del Ángel de la Guarda, el padre Ormières.

A los peregrinos polacos presentes el Obispo de Roma manifestó su aprecio por la iniciativa de Caritas Polonia en apoyo de familias en Siria, y saludó a los centenares de devotos de la Divina Misericordia reunidos en la cercana iglesia de Santo Spirito in Sassia, así como también a los participantes en la “Carrera por la Paz”, que partió desde la Plaza de San Pedro para llegar hasta la alemana Wittenberg. Antes de impartir su bendición, el Papa recordó no olvidar rezar por él.

Palabras del Papa

Queridos  hermanos y hermanas,

ayer en Oviedo, España, ha sido proclamado Beato el sacerdote Luis Antonio Rosa Ormières. Vivió en el siglo XIX, gastando sus muchas cualidades humanas y espirituales en el servicio de la educación, y por esto fundó la Congregación de las Hermanas del Ángel de la Guarda. Que su ejemplo y su intercesión ayuden de forma particular a cuantos trabajan en la escuela y en el campo educativo.

Saludo cordialmente a todos ustedes, fieles romanos y peregrinos de Italia y de tantos Países, en especial a la Confraternidad de San Sebastián de Kerkrade (Holanda), el Nigerian Catholic Secretariat y la parroquia Liebfrauen de Bocholt (Alemania).

Saludo a los peregrinos polacos, y expreso vivo aprecio por la iniciativa de Caritas Polonia en apoyo de muchas familias en Siria. Doy un saludo especial a los devotos de la Divina Misericordia reunidos hoy en la iglesia de Santo Spirito in Sassia, así como también a los participantes en la “Carrera por la Paz”: una estafeta que parte hoy desde esta Plaza para llegar hasta Wittenberg, en Alemania.

Saludo a los numerosos grupos de chicos, especialmente confirmados o confirmandos: de las Diócesis de Piacenza-Bobbio, Trento, Cúneo, Milán, Lodi, Cremona, Bérgamo, Brescia y Vicenza. Y también a la Escuela “Masaccio” de Treviso y al Instituto “San Carpóforo” de Como.

Finalmente  agradezco a  todos aquellos que en  este período me han enviado mensajes de saludo por Pascua. Los correspondo cordialmente invocando para cada uno y para cada familia la gracia del Señor Resucitado. Buen domingo, y no se olviden de rezar por mí. ¡Buen almuerzo y hasta la vista!

(RC-RV)

 

(from Vatican Radio)