«Si no he vuelto a la cárcel ha sido porque ellos me han ayudado»

Hoy es domingo y toca paella. La paella es el plato más tradicional y universal de la comunidad valenciana. Lleva arroz, pollo, conejo, ‘garrofó’, tomate, azafrán, sal, agua… Son esenciales también las medidas y cantidades concretas de cada uno y un tiempo de cocción y de reposo para que esté en su punto. Sin embargo, el ingrediente más importante de la paella que, cada domingo realizan las familias voluntarias de la parroquia de San Josemaría en el Casal de la Pau, es la confianza y la cercanía, el ambiente de familia que se fragua comiendo juntos un día tan familiar como es el domingo.

El Casal sostiene un centro de acogida –albergue y centro de día– para presos y ex penados, especialmente en peligro de exclusión social

El Casal de la Pau es una Asociación que, desde 1972, en Valencia, se dedica a la acogida, atención integral y acompañamiento de personas necesitadas. El Casal sostiene un centro de acogida –albergue y centro de día– para presos y ex penados, especialmente en peligro de exclusión social. El equipo de trabajo de El Casal de la Pau se encarga profesionalmente de ayudar a estas personas, dándoles la oportunidad de seguir luchando cada día por mejorar su vida, ya que muchos provienen de entornos de pobreza, enfermedad o marginación, así como situaciones familiares y sociales traumáticas.

Los voluntarios de ‘Siempre Contigo’, de la parroquia de San Josemaría de Valencia, llevan un tiempo colaborando con el Casal de la Pau. En concreto, se encargan los domingos de realizar la paella para 30 o 40 personas aproximadamente, ya que ese día, al ser festivo, el Casal no dispone de servicio de cocina. Esta iniciativa de cocinar y comer con los residentes de El Casal de la Pau empezó con motivo del Año de la Misericordia que convocó el Papa Francisco en diciembre de 2015, en el que Papa animaba a redescubrir las obras de misericordia.

El voluntariado ‘Siempre Contigo’, de la parroquia de san Josemaria se encarga los domingos de cocinar la paella para 30 o 40 personas

Desde la parroquia pensaron que “colaborar con el Casal de la Pau sería una buena forma de poner en práctica lo que nos estaba pidiendo el Papa y, pedimos ayuda al colegio Vilavella; ya que queríamos que ese voluntariado fuera realizado por familias, con el fin de que se hiciera realmente un ambiente familiar, como el que suele haber un domingo cuando se reúnen padres, hijos, abuelos y tíos a comer”.

El equipo de trabajo de El Casal de la Pau se encarga profesionalmente de ayudar a estas personas, dándoles la oportunidad de seguir luchando cada día por mejorar su vida.

En Vilavella se entusiasmaron con esta iniciativa y la han promovido entre las familias del colegio. La familia de Rafa y Marta, con sus cuatro hijos es una de las que se turna cada domingo para participar en esta paella solidaria. Os los presentamos en este vídeo con el que quieren compartir lo positivo que es para ellos esta experiencia y animar a otras familias a que descubran el ‘menú’ de los domingos del Casal de la Pau.