Viernes de la Misericordia: el Papa visita Ostia para dar la bendición pascual a las familias



(RV).- El Papa Francisco retoma su iniciativa conocida como Viernes de la Misericordia, que puso en marcha durantante el Año Jubilar, con la que lleva a cabo gestos concretos inspirados en las obras de misericordia corporales y espirituales.

Según informó la Oficina de Prensa de la Santa Sede mediante un comunicado, la tarde del viernes 18 de mayo, el Santo Padre salió del Vaticano para dirigirse rumbo a Ostia, localidad de la periferia de Roma. Como muestra de cercanía a las familias residentes en esta zona, Francisco decidió pasar a bendecir casa por casa, así como sus habitaciones, tal y como hace el párroco cada año, precisamente durante el período pascual.

Hace dos días, don Plinio Poncina, párroco de la Iglesia Stella Maris, una de las seis parroquias de Ostia; había publicado, como de costumbre, un aviso en la puerta del edificio comunitario, avisando a las familias que pasaría a verlos para impartirles la tradicional bendición de Pascua. Con lo cual, ha sido grande la sorprensa que se llevaron los vecinos cuando, al sonar el timbre, en lugar del párroco se encontraron con el Papa Francisco.

El Sucesor de Pedro se ha “hecho Párroco”

Con alegría y sencillez el Papa ha conversado con las familias, ha bendecido una docena de apartamentos que conforman la comunidad de la Plaza Francisco Conteduca 11, ofreciendo posteriormente un rosario como regalo. A modo de broma, el Santo Padre ha pedido “disculpas por las molestias”, pero asegurando “de haber respetado el horario de la siesta”, durante el cual los vecinos descansan después de almorzar, tal y como se puede leer en el cartel de ingreso al edificio público.

Aunque Ostia pertenece al municipio de Roma, con sus 100.000 habitantes aproximadamente, constituye un núcleo periférico en sí mismo abarcando dentro de su contexto urbano una viva comunidad de creyentes, pese a algunas realidades difíciles que comparten muchos de sus habitantes, ligadas a la complejidad de la vida en las periferias de las grandes ciudades. La Iglesia, la Parroquia y el pequeño campo de fútbol adyacente, se convierten a menudo en un punto de referencia para la comunidad y constituyen una “zona de aterrizaje” para todas aquellas realidades sociales y existenciales que con frecuencia, generan exclusión perjudicando a los más marginados.

No te pierdas las imágenes de la visita sorpresa del Papa.

(SL-RV)

(from Vatican Radio)