El prelado del Opus Dei visita Madrid

En torno a las 11:00, Mons. Ocáriz ha llegado a Fuenllana, un colegio con cerca de 1.500 alumnos, una amplia oferta educativa, una joven plantilla docente y un prestigio avalado por el informe PISA. El prelado del Opus Dei les ha animado a seguir trabajando para sacar adelante el colegio, manteniendo su nivel académico y su empeño en la promoción social de todas las personas que forman parte del proyecto. Además, ha agradecido la labor educativa que realizan sus responsables docentes “dando siempre prioridad a las familias”.

En su primer día en Madrid, el prelado del Opus Dei visitó los colegios Fuenllana y Andel, en la zona sur de Madrid.

Posteriormente, ha visitado el colegio Andel, un centro educativo de Alcorcón con doce años de historia, y cerca de 830 alumnos. Allí le han recibido el consejo de Administración, el consejo escolar, los responsables de la Asociación de Padres de Alumnos y la directiva de las fundaciones que respaldan la labor educativa de este centro. Igualmente, ha saludado a los profesores, les ha agradecido su trabajo y les ha pedido seguir creciendo en su desempeño profesional.

Ignacio, un alumno de Andel que acaba de terminar 3º de ESO, le ha ofrecido un banderín del colegio. Según cuenta, “se trata de un reconocimiento a los mejores alumnos. Sabemos que don Fernando ha sido un buen estudiante, especialmente de Física, y queríamos obsequiarle con esta distinción”. Pablo, un año menor, le ha hecho entrega de decenas de cartas escritas por sus compañeros, agradeciendo su visita al colegio, comprometiéndose a rezar por él, y pidiéndole oraciones por ellos y sus familias.

Más oración por el Papa

El prelado del Opus Dei acudió también a la parroquia de san Josemaría, perteneciente a la diócesis de Getafe, y aprovechó la festividad de san Pedro y san Pablo para pedir oraciones por el papa Francisco, “que lleva sobre sus hombros el peso de toda la Iglesia y de todo el mundo”.

Mons. Fernando Ocáriz con José Juan Lozano, parroco de San Josemaría (Alcorcón, Madrid)

Ha animado también a los asistentes a profundizar en los escritos de san Josemaría, porque dan muchas luces para ser buenos cristianos corrientes. A una pregunta sobre la importancia de la catequesis, sugirió pedir ayuda al Espíritu Santo para que nos haga capaces de exponer el Evangelio de un modo comprensible a todos.