San Arsenio

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Arsenio era un senador sabio y muy práctico en sus consejos. Vivió en el palacio del Emperador educando a sus dos hijos durante diez años. En medio de una gran crisis espiritual escuchó una voz que le decía: “Apártate del trato con la gente, y vete a la soledad”. Entonces, se marchó con los monjes…
Leer anécdota


Algo más que un mito

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

La vida cristiana es un combate permanente. Se requieren fuerza y valentía para resistir las tentaciones del diablo y anunciar el Evangelio. Esta lucha es muy bella, porque nos permite celebrar cada vez que el Señor vence en nuestra vida. Entonces, no pensemos que es un mito, una representación, un símbolo, una figura o una…
Leer anécdota


Santa Marina

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Su origen se encuentra a caballo entre la historia y la leyenda y son varias las tradiciones que narran su vida de manera diversa. Vivió en el siglo II en la actual Galicia. Hija de Lucio Castelio Severo, gobernador romano, es rechazada en el nacimiento por su madre, al dar a luz a nueve niñas….
Leer anécdota


San Alejo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,80 de 5)
Cargando…

En el siglo V vivió en Edesa (Siria) un mendigo al que el pueblo veneraba como un santo. Una vez que murió, un anónimo escribió su biografía y se refirió a él como el “Hombre de Dios”. Según la leyenda, Alejo era hijo de un senador romano, pero, para servir a Dios con humildad, se…
Leer anécdota


El combate y la vigilancia

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

No se trata solo de un combate contra el mundo y la mentalidad mundana, que nos engaña, nos atonta y nos vuelve mediocres sin compromiso y sin gozo. Tampoco se reduce a una lucha contra la propia fragilidad y las propias inclinaciones. Es también una lucha constante contra el diablo. Jesús mismo festeja nuestras victorias.