Prometer algo que se pueda cumplir

La leyenda de Sessa Para demostrar a sus contemporáneos que un monarca, por muy poderoso que fuese, no es nada sin sus vasallos, un bramán hindú llamado Sessa inventó un día el juego del ajedrez (hace ya bastantes siglos). Cuando presentaron dicho juego al rey de las Indias, éste quedó tan maravillado por su ingenio…
Leer anécdota


Zarra: no se subió a la parra con el éxito

Su fama como rematador superaba los límites. En una ocasión, con motivo de un partido internacional amistoso entre Suecia y España en el año 1951, las calles de Estocolmo aparecieron empapeladas con la siguiente leyenda: “Vea usted la mejor cabeza de Europa, después de la de Winston Churchill”. Era tal la fama que tenían los…
Leer anécdota


¿El dinero da la felicidad?

Un cuento, y una opinión como testimonioEs una pregunta abierta, que no una encuesta, a la cual cada uno puede dar respuesta según su propia experiencia en la vida. Una opinión:Empezaré contando una anécdota que me contaba mi madre y que a su vez se lo había contado la suya, con lo cual no se…
Leer anécdota


Lo delicado de ofrecer regalos a quien nos juzga

Los regalos pueden desconcertar o no gustar, cuando una persona recta los juzga como “compra de favores”. Los no rectos (torcidos…) siempre piden más. Ejerciendo el cargo de presidente de la Audiencia de Madrid el que fue luego magistrado del Supremo, señor Aldecoa, se ventilaba ante el tribunal al frente del cual se hallaba un…
Leer anécdota


Hasta un golfo como yo puede pegar el cambiazo

Hay esperanza para aquellos que piensan “Es demasiado tarde… si supieras mi pasado“.Este es un testimonio de que, a pesar de lo burros que podemos ser,hay santos que han pasado por ahí y que todavía pudieron rectificar sus vidas. Presentación de ‘Ignacio. Los años de la espada’Ignacio de Loyola, un “juerguista” durante su vida en…
Leer anécdota


Lo que un rey aprendió de un mago sobre la muerte

EL TEMIDO ENEMIGO Había una vez, en un reino muy lejano y perdido, un rey al que le gustaba sentirse poderoso. Su deseo de poder no se satisfacía sólo con tenerlo, él, necesitaba además, que todos lo admiraran por ser poderoso, así como la madrastra de Blanca Nieves no tenía bastante con verse bella, también…
Leer anécdota