San Manuel González fue uno de esos hombres que dejan huella, que enseñó a leer el a la luz de la lámpara de un Sagrario, con un amor apasionado a la . Quien fue obispo de Málaga y de Palencia fue uno de los promotores del eucarístico.