José García acaba de actualizar su perfil profesional en la red, mientras Esther, su pareja, interrumpe la lectura en la tableta para enviar un de móvil a la abuela y recordarle que la esperan a cenar. Sus dos acaban de dejar la videoconsola para ver una serie en el ordenador. Los García podrían ser nuestra propia familia, una familia que incorpora recursos y aplicaciones de la digital y que aprende a compartir de otro modo experiencias, conocimientos y emociones. «Con la colaboración del Departament de de la Generalitat»