Buscar nuestros pequeños cielos en la tierra

La de la sonrisa amable

Cuando la vida te presente mil razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones por las cuales sonreír: por que te lo mereces, por que se lo merecen.

Debemos aprender a gozar, aprender a descansar, aprender a vivir…

Continúa la con un pensamiento de Facundo Cabral…

Y si tienes o sida, pueden pasar dos cosas y las dos son buenas:
si te gana, te libera del cuerpo que es tan molesto (tengo , tengo frío, tengo sueño, tengo ganas, tengo , tengo dudas)… y si le ganas, serás más humilde, más agradecido… por lo tanto, fácilmente feliz, libre del tremendo peso de la culpa, la responsabilidad y la vanidad, dispuesto a vivir cada instante profundamente, como debe ser.

Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la tierra es tan corto, que sufrir es una pérdida de tiempo. Tenemos para gozar la nieve del invierno y las flores de la primavera, el chocolate de la Perusa, la baguette francesa, los tacos , el vino chileno, los mares y los ríos, el de los brasileños, Las Mil y Una Noches, la , , el Pedro Páramo, los boleros de Manzanero y las poesías de Whitman; la de Mahler, Mozart, Chopin, Beethoven; las pinturas de Caravaggio, Rembrandt, Velázquez, Picasso y Tamayo, entre tantas maravillas.

Además, la felicidad no es un derecho,
sino un deber; porque si no eres feliz, estás amargando a todo el barrio.

Un solo hombre que no tuvo ni talento ni valor para vivir,
mandó a matar a seis millones de hermanos judíos.