El prestamista avaro (Crisis económica, usura, generosidad)

Tiempos de necesitar de otros. Momentos de experimentar la caridad, de dar y de pedir…

También de esperar lo mejor de cada uno. Ojalá nadie obtenga aquella experiencia paulina y caigan escamas como de pescado de sus ojos y reconozca la de aquellos de quienes esperaba ayuda, y sólo recabó odio o abusos de cualquier índole.
Y continúa con la siguiente narración: el prestamista avaro, que es una metáfora de la idea ut supra…

EL PRESTAMISTA AVARO 

Dicen que un comerciante judío iba de España a Arabia y, como tenía
miedo de ser asaltado en el desierto, pensó depositar su en un lugar seguro en Alejandría. Preguntó por un hombre de que le pudiera guardar su oro y le indicaron la casa de un viejo prestamista. Este aceptó encantado el encargo y el comerciante prosiguió su viaje.

 A los pocos meses estaba de nuevo en Egipto y quiso recuperar su dinero. Pero sucedió que el prestamista, hombre muy codicioso, negó que lo tuviera y hasta aseguró que nunca antes había visto al judío. 

El comerciante buscó el amparo de la justicia, mas los jueces
locales creyeron al egipcio, que gozaba de mucho respeto en la ciudad.

  

Así pues, el viajero, perdida toda esperanza de recuperar lo que
era suyo, preparaba su triste regreso a España.

 Y he aquí que cuando iba por la calle, derrotado y cabizbajo, vio a una mujer que quitaba las piedras del camino. 

– ¿Qué haces? – le preguntó
– Estoy quitando las piedras para que ningún caminante se haga daño. Pero dime, ¿te ha sucedido algo malo?

 El comerciante le contó su caso y la mujer manifestó: 

– Creo que dices la verdad y trataré de ayudarte.
– ¿Cómo podrías hacerlo si ni siquiera los jueves me hicieron justicia?
– Tú no te preocupes y haz lo que te diga. En primer lugar, debes buscar algún hombre de tu tierra que sea de confianza.
– Otro comerciante judío que viene de España se aloja en mi misma posada.
– Muy bien, mándalo buscar. Y también tienes que comprar diez cofres, pintarlos de oro, llenarlos de guijarros y cerrarlos con
candados de plata. Tu amigo y yo alquilaremos a diez porteadores para que carguen los cofres y nos acompañen a casa del
prestamista. Cuanto estemos dentro deberás entrar tú.

 Y así se hizo. La mujer, el amigo y diez porteadores entraron en casa del prestamista. 

– Señor, dijo la egipcia, vengo con un rico comerciante de España que ha de atravesar el desierto y no se atreve a llevar toda la
fortuna que tiene en estos diez cofres por a los salteadores. Por eso me ha pedido que buscara alguien de confianza
que le guardase sus riquezas y he pensado en usted, ya que su honradez es bien conocida por todos los de esta ciudad y
otros comerciantes extranjeros.

  

Y mientras hablaba, entró el comerciante engañado y se acercó para que todos le viesen. El prestamista palideció: los dos hombres
eran paisanos, y si uno le acusaba de haberse quedado con su dinero, el otro jamás le confiaría su fabuloso tesoro. Por ello se
acercó rápido al comerciante engañado, lo abrazó y exclamó fingiendo gran alegría:

  

– ¡Amigo! Temía que le hubiera pasado algo, ya que tardaba tanto en volver a reclamar su dinero. En seguida mis le traerán su
oro.

 De esta forma el comerciante recuperó su dinero y el prestamista se quedó custodiando diez cofres de piedras.El que ama el oro no vivirá en justicia, y el que se va tras el dinero perecerá por conseguirlo.