Papa: Que el cristiano esté siempre en camino para hacer el bien



Bendecidos, porque elegidos, porque perdonados y porque en camino

(RV).- Que los cristianos sientan siempre la necesidad de ser perdonados y estén en camino hacia el encuentro con Dios. Lo afirmó el Papa Francisco en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta. El Pontífice esbozó el retrato del buen cristiano que – dijo – debe sentir siempre sobre sí la bendición del Señor e ir adelante para hacer el bien.

“El cristiano está bendecido por el Padre, por Dios”. El Papa Bergoglio desarrolló su homilía a partir de la Carta de San Pablo a los Efesios, propuesta en la Primera Lectura del día. Y se detuvo a considerar los “rasgos de esta bendición” para un cristiano. A la vez que observó que “el cristiano es una persona elegida”.

El Padre nos ha elegido uno a uno, nos ama y nos ha dado un nombre

Dios nos llama uno a uno, “no como una multitud oceánica”. No – reafirmó el Santo Padre – hemos sido elegidos y esperados por el Padre:

“Pensemos en una pareja cuando espera un niño: ‘¿Cómo será? ¿Y cómo será su sonrisa? ¿Y cómo hablará?’ Yo oso decir que también nosotros, cada uno de nosotros, ha sido soñado por el Padre como un papá y una mamá sueñan al hijo que esperan. Y esto te da gran seguridad. El Padre te ha querido a ti, no a la masa de gente, no: a ti, a ti, a ti. A cada uno de nosotros. Es el fundamento, es la base de nuestra relación con Dios. Nosotros hablamos a un Padre que nos ama, que nos ha elegido, que nos ha dado un nombre”.

Se comprende entonces – dijo Francisco – cuando un cristiano “no se siente elegido por el Padre”. En cambio, cuando siente que pertenece a una comunidad –  añadió – “es como un partidario entusiasta de un equipo de fútbol”. “El partidario –  comentó – elige el equipo y pertenece al equipo de fútbol”.

El verdadero cristiano siente siempre que tiene necesidad del perdón de Dios

Por tanto, el cristiano “es un elegido, es un soñado por Dios”. Y cuando vivimos así – agregó – “sentimos gran consuelo en el corazón”, no nos sentimos “abandonados”, no se nos dice “arréglate como puedas”. El segundo rasgo de la bendición del cristiano es el hecho de sentirse perdonados. “Un hombre o una mujer que no se siente perdonado” – advirtió Francisco – no es plenamente “cristiano”:

“Todos nosotros hemos sido perdonados al precio de la sangre de Cristo. ¿Pero de qué cosa yo he sido perdonado? Pero, haz un poco de memoria y recuerda un poco las cosas feas que tú has hecho, no aquellas que ha hecho tu amigo, tu vecino, tu vecina: las tuyas. ‘¿Qué cosa fea he hecho yo en la vida?’. El Señor ha perdonado estas cosas. He aquí, soy bendecido, soy cristiano. O sea, el primer rasgo: soy elegido, soñado por Dios, con un nombre que Dios me ha dado, amado por Dios. Segundo rasgo: perdonado por Dios”.

El cristiano jamás está detenido, sino siempre en camino para hacer el bien

Y, tercer rasgo: el cristiano “es un hombre y una mujer in camino hacia la plenitud, hacia el encuentro con Cristo, que nos ha redimido”:

“No se puede comprender a un cristiano detenido. El cristiano siempre debe ir adelante, debe caminare. El cristiano detenido es aquel hombre que había recibido el talento y, por temor a la vida, por miedo de perderlo, por miedo al patrón, por miedo o por comodidad, ha enterrado el talento y lo deja ahí, y él está tranquilo, y pasa la vida sin andar. El cristiano es un hombre en camino, una mujer en camino, que hace siempre el bien, que trata de hacer el bien, de ir adelante”.

El Santo Padre sintetizó la identidad cristiana con las siguientes palabras: “Bendecidos, porque elegidos, porque perdonados y porque en camino”. Nosotros – concluyó – “no somos anónimos, nosotros no somos soberbios”, hasta el punto de no tener “necesidad de perdón”. Y nosotros “no estamos quietos”. “Que el Señor  – fue la invocación del Papa – nos acompañe con esta gracia de la bendición que nos ha dado, es decir, la bendición de nuestra identidad cristiana”.

(María Fernanda Bernasconi – RV).

(from Vatican Radio)

Advertisements

Anécdota de Anecdonet.com