Según un estudio ( https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371%2Fjournal.pone.0149885 ) las personas que científicos han descubierto que las personas que constantemente se molestan por los errores gramaticales en línea tienen personalidades «menos agradables» que aquellas que simplemente las dejan pasar.