Los niños de Roma con el Papa por la paz

La cita mariana dominical del Papa culminó con un mensaje de paz abrazando a los chicos del mundo



(RV).- Renovándose, también en 2017, la tradicional peregrinación de la Caravana de la Paz, los chicos y chicas de la Diócesis del Papa llegaron a la Plaza de San Pedro, acompañados por sus padres y educadores. Y una vez más, una niña y un niño se asomaron al lado del Papa Francisco, a la ventana del estudio privado pontificio para proclamar su mensaje.

Después de la oración a la Madre de Dios, el Papa Francisco recordó la 64 Jornada mundial de los enfermos de lepra, con un llamamiento a atender a los que padecen esta enfermedad y a luchar contra la discriminación.

El Obispo de Roma reiteró su cercanía, una vez más, a las poblaciones de Italia central –  que siguen sufriendo las consecuencias del terremoto y del mal tiempo – y pidió que reciban el apoyo de las instituciones y la solidaridad de todos.

«Queridos hermanos y hermanas

Se celebra hoy la Jornada mundial de los enfermos de lepra. Esta enfermedad, aunque en disminución, es aún una de las más temidas  y afecta a los más pobres y marginados. Es importante luchar contra esta enfermedad, pero también contra las discriminaciones que genera. Aliento a cuantos están comprometidos en socorrer y en la reinserción social de las personas afectadas por la lepra, por las cuales aseguramos nuestra oración.

Quisiera renovar también mi cercanía a las poblaciones de Italia central que siguen sufriendo las consecuencias del terremoto y de las difíciles condiciones atmosféricas. Que no falte a estos nuestros hermanos y hermanas el apoyo de las instituciones y de la solidaridad de todos.

Me dirijo ahora a ustedes, chicos y chicas de la Acción Católica, de las parroquias y de las escuelas católicas de Roma.

También este año, acompañados por el Cardenal Vicario, han venido para culminar la Caravana de la Paz, cuyo lema es Rodeados de Paz. Gracias por vuestra presencia y por vuestro generoso empeño en construir una sociedad de paz.

Escuchemos el mensaje que leerán vuestros amigos, aquí a mi lado…»

Luego, como símbolo de paz, se soltaron y dejaron volar numerosos globos de colores

(CdM – RV)

(from Vatican Radio)