Pilar y Paco. Que salga el sol por Antequera

“El amor lo puede todo” no es una bonita frase para enmarcar. Si a Pilar y a Paco les hubieran mostrado lo que iban a montar no lo hubieran creído. Eran los años 70, estrenaban vida en común y proyecto familiar. Pero el cuerpo y el alma les pedían más y se liaron la manta a la cabeza.

La casa de los Selva. O la historia de no decir nunca basta. https://t.co/P0JiZMsrWZ pic.twitter.com/pKbji2z50p
— Opus Dei (España) (@opusdei_es) 14 de junio de 2017

Primero, pusieron en marcha un proyecto de enseñanza libre; una granja escuela para niños de barriadas marginales de Málaga. La cosa salió bien y la administración pública les pidió que se ocuparan también de bebés en acogida. Más tarde, que pusieran en marcha un centro de menores.

Crecía la familia y con ella los problemas, las necesidades de tiempo, recursos materiales y personales, cada vez más acuciantes. Pilar, Paco y sus dos hijos no daban abasto. De despacho en despacho, el horizonte se estrechaba y oscurecía.

Aquel “sol por Antequera” había tornado en eclipse total. Y en medio de esas tinieblas, tratando de resistir a los silbidos de una vida más tranquila, más “normal”, de pronto, una ventanilla de luz…

*****

La historia de Pilar y Paco forma parte del reportaje La casa de los Selva, una historia de amor que empezó en progresión aritmética y dio el salto a la geométrica hasta formar la gran familia de Mundo Infantil con casi mil menores en acogida y veintidós trabajadores que los cuidan.