«La vida es un regalo maravilloso», decía Chiara, una joven italiana que murió a los 28 años a causa de un cáncer. Le dieron la noticia cuando llevaba cinco meses embarazada de su tercer hijo, y decidió no recibir ningún tratamiento que pudiera perjudicarle.

Si encuentra un error, resáltelo y presione Shift + Enter o click here para informarnos.