Piensa mal y… ¿acertarás?

Pensar mal de alguien no mejora la situación.
Odiar hace daño a quien odia.
Pensar mal de uno mismo tampoco mejora el de las cosas.
Luego… nunca pienses mal.