Lo primero lo más importante, y por ese orden

Para tratar de motivar a sus alumnos que se mostraban apáticos en clase, un profesor tomó una jarra de vidrio, de boca ancha y la puso sobre la mesa frente a él. Luego sacó una docena de rocas del tamaño de un puño y empezó a colocarlas una por una en la jarra. Cuando la jarra estaba llena hasta el tope y no cabían más piedras, preguntó:

– ¿Está llena esta jarra?

Todos los asistentes dijeron: 

– ¡Sí! 

Entonces preguntó:

– ¿Están seguros?

Y sacó de debajo de la mesa un balde con piedras más pequeñas. Echó unas cuantas de esas piedras en la jarra y la sacudió haciendo que las piedras pequeñas se acomodaran en el espacio vacío entre las grandes. Cuando terminó, preguntó una vez más:

– ¿Está llena esta jarra?

Esta vez el auditorio ya suponía lo que vendría y uno de los alumnos dijo en voz alta: 

– Probablemente no.

Continuó el profesor: 

– Muy bien.

Y sacó de debajo de la mesa un balde lleno de arena y empezó a echarlo en la jarra. La arena se acomodó en el espacio entre las piedras grandes y las pequeñas. Una vez más preguntó al grupo:

– ¿Está llena esta jarra?

Esta vez varias personas respondieron a coro: 

– ¡No!

Una vez más el profesor dijo: 

– Muy bien.

Luego sacó un balde lleno de agua y echó agua dentro de la jarra hasta llegar al borde mismo. Cuando terminó, miró al auditorio y preguntó:

– ¿Cuál creen que es la enseñanza de esta pequeña demostración?

Uno de los alumnos levantó la mano y dijo: 

– La enseñanza es que no importa lo lleno que estés de actividades, ya que si de verdad te lo propones, siempre podrás hacer más cosas. 

Replicó el profesor: 

– No. Lo que esta demostración nos enseña es lo siguiente: Si no pones las piedras grandes primero, va a ser difícil colocarlas más tarde.

-¿Cuáles son las piedras grandes en tu vida?
– ¿Tus relaciones con Dios?
– ¿Acatar los dictados de tu conciencia?
– ¿Tu familia?
– ¿Estudiar para prepararte mejor (y no sólo para pasar los exámenes)?
– ¿Terminar la tesis y graduarte? 
– ¿Trabajar no solamente para ganarte la vida?
– ¿Apoyar alguna causa social, política o religiosa?
– ¿Ayudar a tu país?
– ¿Enseñar a los demás?

Finalmente concluyó el profesor: 
– Recuerda poner estas piedras grandes primero, o luego no encontrarás un lugar para ellas. Así que hoy en la noche o mañana al despertar, cuando te acuerdes de esta pequeña anécdota, pregúntate a tí mismo cuáles son las piedras grandes en tu vida y corre a ponerlas de primero en tu jarra.

Mientras todos reflexionaban sobre lo que dijo el profesor, un estudiante tomó el frasco que todos consideraban totalmente lleno y procedió a vaciar una lata de cerveza dentro del mismo. Por supuesto la cerveza rellenó los intersticios sobrantes dentro del frasco y verdaderamente dejó el frasco -ahora sí- totalmente lleno.

– ¿Y la moraleja?

Preguntó el asombrado profesor.

– Pues no importa cuan llena esté tu vida, ¡siempre queda espacio para una birra!

Más anécdotas: