Sus preocupaciones no le impedían pensar en los demás

“Recuerdo que un día dejé el coche aparcado junto al hospital. Al volver, vi que alguien había arrancado el parachoques y lo había dejado sobre el capó. Había una nota en el parabrisas que decía: ‘Ha sido una furgoneta, que se fue sin decir nada. Sus datos son… Puedo testificar si lo desea’ Y firmaba. La nota la había escrito la madre de un niño con Síndrome de Down que esa misma mañana había venido al hospital por una urgencia de su hijo. Aquello me hizo pensar que las personas que sufren la enfermedad de un paciente, son las que más pendientes están de los demás”

Amin Abboud (Sydney): Al ordenarse el 28-05-2006
Tomado de www.opuesdei.org

Anécdota de Anecdonet.com